Qué toman en cuenta los bancos para otorgar los préstamos

Escrito por Carl Carabelli | Traducido por Enrique Pereira Vivas

Un financiamiento de un banco puede ser una clave para el éxito de tu pequeña empresa. El uso adecuado de préstamos para pequeñas empresas puede consolidar la deuda, aportar capital y permitir la expansión. Para calificar para un préstamo, los bancos buscan las "Cinco C" del crédito: la capacidad, los colaterales o garantías, el capital, el carácter y las condiciones. Si tu negocio es deficiente en cualquiera de estas áreas, la obtención de un préstamo para una pequeña empresa puede resultar difícil.

Capacidad

El prestamista quiere asegurarse de que puedas pagar el préstamo. Tu habilidad para hacerlo se conoce como capacidad. Cuando solicitas un préstamo, autorizas a la entidad crediticia para obtener tu historial de crédito. El prestamista quiere evaluar dos cosas: tu historial de pagos con los demás y la cantidad de deuda que actualmente tienes. El prestamista revisa tu ingreso y calcula tu índice de cobertura de servicio de la deuda. La relación aceptable varía según la situación, pero por lo general, un banco quiere ver un índice de cobertura de servicio de la deuda mínimo de 1,20 veces. Esto significa que por cada dólar de deuda que llevas, generas un dólar y veinte centavos en los ingresos para pagar la deuda.

Garantía

Incluso el negocio más fuerte puede ser víctima de circunstancias imprevistas inhibiendo su capacidad para pagar un préstamo. Sabiendo esto, el banco requiere garantías para proteger sus intereses. El tipo de garantía depende de los activos disponibles de tu negocio. Los ejemplos incluyen bienes raíces, los activos comerciales, los equipos, los vehículos y las cuentas. Cuando firmas los documentos del préstamo, autorizas al banco a trabar un embargo sobre cualquier activo que coloques como garantía. Si no puedes pagar el préstamo, el derecho de retención del banco le da el derecho de embargar y vender esos activos en un intento de recuperar sus pérdidas. Ten en cuenta que la mayoría de los bancos sólo prestan hasta un porcentaje del valor de tasación del activo. Por ejemplo, la mayoría de los bancos prestan hasta el 80 por ciento del valor para los bienes raíces ocupados por el dueño. Esto significa que si prometes una propiedad de US$200.000, sólo puedes pedir prestado hasta US$160.000.

Capital

En la revisión de tu situación financiera, el prestamista evalúa el capital de tu empresa. El capital es la cantidad de dinero que la empresa tiene para trabajar. Si la empresa no está bien capitalizada, el banco puede considerar que el préstamo tiene un alto riesgo para su aprobación. El banco también quiere ver la cantidad de capital que has invertido en tu negocio. Esto le demuestra al banco que estás comprometido con el éxito del negocio y te hace más atractivo como un posible prestatario. Si tu situación financiera personal es mucho más fuerte que el negocio, el banco puede proceder con el préstamo de todos modos, siempre y cuando garantices personalmente el préstamo.

Carácter

Aunque no es tan blanco y negro como el crédito, la garantía y la capacidad, el carácter es otro rasgo importante en la evaluación de una empresa para un préstamo. La historia de tu empresa, las referencias y la reputación juegan un papel en la decisión de conceder un préstamo. Si tu empresa tiene historial de crédito impecable, una buena reputación en la zona y unas referencias fuertes, tendrás pocos problemas para obtener un préstamo, siempre y cuando cumplas con los demás criterios. Sin embargo, si tu empresa tiene una historia de falta de pago de la deuda, junto con un nombre de mala reputación y un servicio de calidad inferior, los bancos pueden dudar en hacer negocios contigo incluso si cumples con los otros criterios.

Condiciones

La pieza final que los criterios de los bancos buscan en los préstamos está fuera de control del prestatario. La condición describe el contexto económico que rodea a tu industria. Incluso si tu negocio tiene la capacidad y la garantía, si operas en una industria de alto riesgo, un banco puede optar por pasar de tu préstamo. Esto no es porque el préstamo en sí sea malo, sino porque la industria tiene el potencial de un descenso repentino, colocando al banco en riesgo. Para superar las malas condiciones, debes exhibir una gran fuerza en todas las otras áreas. Incluso entonces, el banco puede simplemente no tener un apetito por los préstamos en tu industria en ese momento. Si eso ocurre, busca un prestamista que esté más dispuesto a correr el riesgo.