¿Qué tipo de disco duro de estado sólido SSD hay en una MacBook?

Escrito por Ellis Davidson | Traducido por Walter F. Stocco
Algunos equipos de actualización de SSD incluyen las herramientas necesarias para la apertura de tu modelo específico de MacBook.

Algunos equipos de actualización de SSD incluyen las herramientas necesarias para la apertura de tu modelo específico de MacBook.

Los discos duros de estado sólido SSD incluidos en la MacBook Air o que están disponibles como una opción con otras MacBook son componentes propietarios. Esto significa que a diferencia de los discos duros regulares comprendidos en otras, es imposible decir que una de ellas utiliza una unidad concreta de un tercer fabricante. Sin embargo, los SSD de fabricantes específicos se pueden añadir como una actualización de otro fabricante para la mayoría de ellas.

Tamaños de los SSD de Apple

A partir del momento de la publicación, Apple ofrece almacenamiento SSD en tamaños de 64, 128 y 256 gigabytes en la MacBook Air, y 128, 256 y 512 GB en la MacBook Pro. Los modelos de MacBook Air vienen de serie con un tamaño SSD particular, y sólo algunos modelos se pueden actualizar con un SSD más grande como una opción de configuración a medida. Todos los modelos MacBook Pro incluyen un disco duro estándar de forma predeterminada, pero todos ellos se pueden actualizar a un SSD en cualquiera de los tamaños superiores en el momento de la compra.

Rendimiento de los SSD de Apple

Un SSD no tiene partes móviles, lo que significa que no hay retraso físico de tiempo mientras la unidad busca datos en un disco giratorio, como es común en las unidades de disco regulares. Sin embargo, debido a las limitaciones técnicas, escribir datos en un disco SSD generalmente es más lento que hacerlo en un disco duro estándar. Las pruebas de referencia que comparan los SSD con discos duros muestran que incluso los más lentos utilizados en equipos portátiles son aproximadamente una sexta parte (17 por ciento) más rápidos que un disco SSD al escribir en la unidad. Sin embargo, los SSD son mucho más rápidos que los discos tradicionales al leer los datos desde el disco, con resultados que son aproximadamente dos a cuatro veces más rápidos (de 100 a 300 por ciento).

Consumo de energía de los SSD de Apple

Un disco duro portátil tradicional mantiene sus discos girando a 4.200, 5.400 o 7.200 revoluciones por minuto, mientras que un SSD no tiene partes móviles. Como era de esperar, esto se traduce en un SSD utilizando mucha menos energía que un disco duro tradicional, que a su vez permite que la MacBook funcione durante más tiempo sin recargar su batería. Mientras un SSD está en uso, sus requisitos de energía son de alrededor de un tercio (33 por ciento) que el de un disco duro que gira. Durante los períodos en que la unidad está inactiva, esto se reduce a una décima parte (10 por ciento) del consumo de energía de un disco duro que gira.

Actualizaciones de terceros

Varios fabricantes ofrecen actualizaciones de SSD para todos los modelos de la MacBook. Cuando se compra una actualización, el disco duro interno existente es eliminado, y el SSD toma su lugar. Algunos equipos de actualización de SSD incluyen las herramientas necesarias para la apertura de tu modelo específico de MacBook, y también pueden incluir un estuche separado para tu disco duro interno, permitiéndote agregarlo más tarde como un disco duro externo conectado a puertos USB o Firewire.

Créditos de las fotos

  • Digital Vision./Photodisc/Getty Images