¿Qué significa un ROI negativo?

Escrito por Hunkar Ozyasar | Traducido por Jorge Escobar

El ROI (siglas en inglés) significa Retorno de la Inversión y es una de las medidas más versátiles en el campo de las finanzas. El ROI esencialmente te dice si estás obteniendo una ganancia suficiente en relación con la cantidad de capital que has dedicado a un proyecto o una corporación. El ROI hace las comparaciones entre proyectos y corporaciones fáciles y significativas, lo que permite al inversionista determinar dónde colocar su efectivo.

Calcular el ROI

El ROI es igual a las ganancias netas divididas entre el capital invertido, multiplicado por 100. La ganancia neta se debe calcular tras contabilizar todos los gastos, incluyendo los impuestos. Por ejemplo, imagina que compras US$10.000 en acciones de Microsoft y pagas US$9 de comisiones por comprar las acciones. Un año más tarde, vendes tus participaciones por US$10.400 y otra vez le pagas US$9 a tu corredor como comisión para vender. Su beneficio, para efectos fiscales, es US$10.400 - US$10,000 = US$400, menos US$18 dólares en comisiones o US$382. Considera que debes US$70 por impuestos directamente imputables a esta transacción. Las ganancias netas después de impuestos son por lo tanto US$312. El ROI es igual a US$312/US$10.000 * 100 = 3.12%.

ROI negativo

El ROI será una cifra negativa si el proyecto ha perdido dinero. Por ejemplo, terminarás con una cifra negativa de ROI en el intercambio de acciones de nuestro ejemplo, si el precio de compra de Microsoft supera la suma del precio de ventas, las comisiones y los gastos indirectos. Si, por ejemplo, hubieras vendido a Microsoft por US$10.015, el precio de venta habría sido mayor que el precio de compra y, al principio, la transacción puede parecer rentable. Sin embargo, cuando restas los US$18 de las comisiones, la ganancia neta de la operación sería US$15 - US$18 = -US$3, o una pérdida de US$3. Como perdiste dinero, no deberás pagar impuestos. El ROI sería -US$3 / US$10.000 * 100 = 0.03%.

Impuestos y apalancamiento

Si el proyecto ganó dinero antes de impuestos, también tendrá un ROI positivo después de los impuestos. La tasa de impuesto nunca es mayor al 100% y, por lo tanto, la autoridad tributaria no tomará todas sus ganancias. Así que si obtuviste alguna ganancia antes de impuestos, nunca terminarás con un ROI negativo después de las ganancias. Sin embargo, lo mismo no es válido para los gastos financieros. Es posible obtener una ganancia antes de los gastos por intereses y un ROI negativo después de deducir los intereses. Imagina que compras US$10.000 en acciones de Microsoft y los vendes a US$10.400, pagando otra vez US$18 por comisiones. Pero imagina que sólo pones US$5.000 de tu bolsillo esta vez y pides prestados otros US$5.000, por los cuales debes US$500 de intereses. Ahora, el ROI es una cifra negativa porque, debido a los gastos por intereses, los ingresos netos se convierten en una pérdida.

Retorno sobre el capital

Cuando los analistas financieros calculan el ROI de los accionistas, se refieren a sus resultados como el retorno de capital, o ROE. Sin embargo, el concepto es el mismo. El ROE equivale al ingreso neto de la empresa tras contabilizar todos los gastos, dividido entre el capital del accionista. Puedes multiplicar el resultado por 100 para convertirlo en un porcentaje. Escaneando el ROE de diferentes empresas, los inversores pueden hacer una comparación justa, de manzanas con manzanas. Sin embargo, al seleccionar una inversión también debes tener en cuenta los riesgos. Aunque una empresa o compañía pueda ofrecer un ROI o ROE superior, una pregunta relevante es "¿Cuánto dinero perdería en el peor de los casos?".

Créditos de las fotos

  • Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images