¿Qué se considera ropa de trabajo deducible de impuestos?

Escrito por Jeff Franco J.D./M.A./M.B.A. | Traducido por Mariana Nonino

La mayoría de los empleadores imponen códigos de vestimenta para sus empleados. Sin embargo, incluso la compra de trajes o vestidos costosos para cumplir con el código de vestimenta, no significa que puedes reclamar una deducción por el gasto. El IRS sólo permite deducir el costo de la ropa de trabajo y uniformes si cumplen una serie de requisitos, uno de los cuales es que la ropa que compras no sea adecuada para su uso fuera del trabajo.

Requisitos para la deducción de ropa

Con el fin de deducir el costo de la compra de ropa de trabajo y el costo de su limpieza, tu empleador tiene que expresamente requerir que uses la vestimenta en el trabajo como condición para el empleo. Sin embargo, este requisito no es suficiente por sí mismo para reclamar la deducción. El IRS también requiere que la ropa no se use fuera de tu empleo, lo que significa que no debe ser apropiada para el uso personal. Por ejemplo, si trabajas como camarero en un restaurante y el dueño te pide usar una camisa blanca con pantalón negro, en todo momento, no puedes reclamar la deducción ya que puedes hacer uso de una camisa blanca y pantalones negros, cuando no estés sirviendo mesas. Sin embargo, si las camisas blancas que tu empleador requiere que compres tienen una característica como el logo del restaurante, podrás deducir su costo, pero no los pantalones.

Ropa de protección

Si trabajas en una profesión que es inherentemente peligrosa, como la construcción, instalación de vapor y el trabajo en el campo del petróleo, la compra de ropa de protección para usar en el trabajo es fundamental, y en muchos casos necesaria. La ropa protectora deducible puede incluir cascos, botas de construcción, ropa de abrigo ignífugo y cualquier otro artículo de la ropa que te proteja contra los riesgos de salud comunes de tu profesión.

Uniformes especiales

Muchos empleadores diseñan uniformes especiales que ciertos empleados deben usar cada vez que van a trabajar, como asistentes en los vuelos de aerolíneas y empleados de las cadenas de comida rápida. En el caso de que tu empleador no te reembolse por los gastos de la compra de estos uniformes y no proporcione un margen para su limpieza, puedes incluir todos los gastos relacionados con el uniforme en tu deducción de ropa de trabajo.

Detalla ropa de trabajo

Debes deducir el costo de la ropa de trabajo en el Anexo A en las deducciones detalladas. Sin embargo, no debes detallar sólo porque tu ropa de trabajo y uniformes son deducibles. En su lugar, se debe evaluar si la suma de todos los gastos que tienes supera la deducción estándar que puedes reclamar para tu estado civil. Sólo deberías presentar el Anexo A y deducir tu ropa de trabajo cuando se especifiquen los rendimientos de una deducción mayor. Por otra parte, también se debe tener en cuenta que el IRS requiere un informe de los gastos de la ropa como un gasto vario, sujeto al 2 por ciento del ingreso bruto ajustado (AGI). Esto significa que se debe reducir el total de todos los gastos varios, incluyendo tu ropa de trabajo, en un 2 por ciento de tu ingreso bruto ajustado.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Creatas/Getty Images