¿Qué puedo hacer si mi empleador me acusa injustamente de robo?

Escrito por Lisa McQuerrey | Traducido por Natalia Pérez

Si tu empleador te acusa de robar de la compañía, puede resultar una sorpresa importante. Tu primer instinto puede ser una postura defensiva y la ira. Si bien estas son emociones naturales, trata de mantenerte calmado y ser racional al analizar la acusación y componer tu defensa. Demuestra sorpresa y decepción, verbaliza tu alarma ante la acusación y pide un momento para organizar tus pensamientos antes de continuar.

Verifica la acusación exacta

Pide hablar en privado con tu supervisor y un representante de recursos humanos para discutir la acusación de robo. Tener un observador imparcial en la sala asegurará que la conversación está documentada adecuadamente. Escucha lo que dice tu supervisor y pide una aclaración de los puntos donde sea necesario. Toma notas durante la conversación para que puedas preparar tu defensa mediante la recopilación de documentación adecuada y la búsqueda de compañeros para apoyar tu posición.

Refuta la acusación

Una vez que tu empleador haya esbozado su acusación, refuta la alegación u ofrece una explicación del malentendido en el acto. Puede que sea un malentendido simple que se puede aclarar de inmediato, o puede ser algo más complejo que requerirá que revises correos electrónicos, tarjetas de fichado u otros materiales para apoyar tu defensa. Reconoce la gravedad de la acusación, pero sostén tu inocencia, así como la confianza de que serás capaz de exonerarte totalmente.

Prepara tu defensa

Planifica tu defensa mediante el desarrollo de formas concretas de refutar cada punto de la argumentación que tu empleador hizo. Por ejemplo, si te acusa de rellenar tu cuenta de gastos a partir de un cierto período de tiempo, vuelve a revisar todos los recibos de tarjetas de crédito, registros de kilometraje y otra documentación que muestre las transacciones individuales y el propósito de cada gasto. Si eres acusado de falsificar una tarjeta de fichado, vuelve a revisar tu agenda para los días en cuestión y proporciona una visión general de dónde estabas y qué estabas haciendo en cada uno de esos días. Encuentra colegas que puedan corroborar tus explicaciones.

Presenta tus pruebas

Al igual que tu primera reunión, pide a un representante de recursos humanos que participe en tu discusión con tu jefe. Proporciona los detalles de tu defensa y luego escucha lo que tu empleador tiene para decir. Si tienes la documentación y explicaciones apropiadas, tu supervisor debe estar dispuesto a pedir disculpas y dejar ir el asunto, sin embargo, todavía es necesario que haya una discusión de por qué tu supervisor cuestionó tu veracidad. Si tu jefe sostiene la acusación original, tendrás que seguir los procesos internos de tu empresa para la mediación de conflictos.

Asegura ayuda legal

Si tu empleador está haciendo una acusación grave de malversación de fondos, es posible que te sea más beneficioso que te acompañe un profesional del Derecho que se especialice en derecho laboral. Es posible que un compañero, o incluso tu jefe, esté tratando de culparte por sus propias fechorías, en cuyo caso necesitarás la ayuda de un abogado. Ponte en contacto con el colegio de abogados del estado para obtener una lista de profesionales con experiencia en esta área del derecho.

Créditos de las fotos

  • Digital Vision./Digital Vision/Getty Images