¿Qué provoca que un proyecto se retrase?

Escrito por Brian Bass | Traducido por Elizabeth Garay Ruiz

Los retrasos en proyectos pueden afectar a cualquier industria, a cualquier equipo y a cualquier proyecto individual. Una industria notoria por experimentar frecuentes y costosos retrasos es la de edificios y construcciones. Un retraso de un proyecto puede representar una ocurrencia costosa para cualquier organización. Por lo tanto, es importante para una organización entender qué provoca el retraso y cómo evitar que sigan ocurriendo retrasos.

Retrasos de subcontratistas

Una causa común de que un proyecto se retrase es debido a los subcontratistas y asesores. Si una compañía contrata fuerza de trabajo para proyectos específicos, ciertos atrasos pueden ocurrir como resultado del trabajo contratado, provocando que el proyecto no salga a tiempo. Estas situaciones frecuentemente dificultan el que una organización se anticipe y se sobreponga y podría requerir que la organización estime un retraso. Una causa común del retraso de los subcontratistas resulta en que estos toman demasiado proyectos al mismo tiempo.

Retrasos de envíos y provisiones

Los retrasos por envíos, provisiones o algunas otras adquisiciones asociadas con materiales requeridos también tienen el potencial de detener un proyecto de su fecha de término establecida. Por ejemplo, un almacén que experimenta un corte repentino puede afectar la transportación y disponibilidad de provisiones, resultando en un retraso del proyecto. En algunos casos, una organización puede tener la habilidad de cambiar de proveedor y así evitar el retraso. Sin embargo, en otros casos, la compañía puede simplemente esperar.

Retrasos por clima

Los retrasos por el clima resultan en inestabilidad meteorológica o en desastres naturales que afectan la construcción en el exterior y a los proyectos de transportación. Alternativamente, los retrasos por el clima pueden también surgir por cambios en el ambiente de negocios por proyectos que las compañías realizan bajo circunstancias particulares. Por ejemplo, una compañía puede iniciar un proyecto bajo un clima de inversión particular o uno político que cambie de repente. Las compañías comúnmente pueden tener dificultad en el tiempo de planeación y en la anticipación de los retrasos climatológicos.

Retrasos por clientes al final del proyecto

Los retrasos en los proyectos también pueden resultar debido al cliente. Estos retrasos pueden resultar por la insatisfacción en los clientes o porque el cliente cambie de parecer respecto a lo que implica el proyecto. De ambas maneras, estos retrasos son una ocurrencia común con muchos tipos de proyectos. Al desarrollarse el trabajo y mientras el cliente logra progresos, es común que el cliente solicite alteraciones. La mejor manera para tratar de evitar este tipo de retraso es realizando un contrato específico de trabajo muy claro antes de empezar el proyecto.

Créditos de las fotos

  • PhotoObjects.net/PhotoObjects.net/Getty Images