¿Qué pasa en las desinversiones corporativas?

Escrito por John Cromwell | Traducido por Priscila Caminer

Una desinversión corporativa se produce cuando una empresa constituida vende activos significativos. En general, el activo objeto de cesión es una línea de productos o subsidiario. Una desinversión se produce por una de dos razones. Ya sea porque un tribunal ordena a la empresa vender parte de sus activos o porque la entidad opta por vender los activos por razones corporativas. Entender las desinversiones corporativas es importante para las pequeñas empresas, ya que el proceso o bien podría proporcionarles el capital necesario, si el negocio se está deshaciendo, o porque el negocio podría buscar nuevas oportunidades de negocio a través de la compra de los activos objeto de desinversión.

Antimonopolista

Las acciones antimonopolio son procedimientos judiciales iniciados por el gobierno contra las empresas que se crean para que puedan tener tal concentración de la riqueza y de los recursos que la propia existencia continua en su composición pudiera afectar negativamente el mercado. Basado en la Ley Antimonopolio de Sherman, si se descubre que un negocio para tener un monopolio, un tribunal puede ordenar a la empresa a que se "deshaga". El negocio de acaparamiento se vería obligado a desprenderse de los activos hasta que la empresa ya no tenga una ventaja injusta . Un ejemplo de una desinversión por orden judicial es el caso de AT & T, donde la empresa se dividió en 164 partes más pequeñas. Aunque es muy poco probable que una pequeña empresa sea considerada un monopolio, las desinversiones judiciales obligadas podrían proporcionar una oportunidad para que las pequeñas empresas adquieran activos a un precio más barato de lo que de otro modo podría obtener.

Capítulo 11 de bancarrota

El capítulo 11 de bancarrota es otra forma de desinversiones judiciales obligadas. El capítulo 11 de bancarrota permite a las empresas que están en problemas financieros reorganizar sus deudas y entrar en un plan de pago para pagarlas. Esto permite que el negocio sobreviva. El tribunal supervisa el proceso para asegurar que las partes a las que la empresa adeuda sean compensadas. Parte de este proceso requiere que la empresa informe de su lista completa de activos y pasivos, y en ese momento la empresa está obligada a evaluar sus necesidades y considerar despojarse de los activos que no necesita.

Consideraciones comerciales

Hay una variedad de razones por las que una empresa puede optar por deshacerse, mas allá de las razones de salir de una línea de producto que sea intrínsecamente improductivo. La dirección de la empresa podrá decidir si simplemente no está equipada para manejar los negocios de cierto subsidiario de manera efectiva. A veces, una empresa puede decidir simplemente vender un conjunto de activos, ya que no está más interesado en esa línea de producto o servicio en particular. En otras situaciones, las empresas que se esperaban que se apoyaran mutuamente no lo hacen, y una de ellas tiene que ser vendida. Además, una línea de producto puede ser rentable, pero hay otra oportunidad que tiene mayores posibilidades para la empresa y por lo tanto el activo existente necesita ser vendido para obtener el capital necesario. En estas situaciones, la forzada venta de estos activos de una empresa podrían representar una oportunidad de inversión sólida para que una pequeña empresa adquiera una infraestructura empresarial existente más barato y la haga más rentable que a la corporación original.

Consideraciones y declaraciones tributarias

Cuando una empresa tiene que vender sus activos, tiene que reportar el evento en su declaración de impuestos. Las corporaciones son entidades imponibles que deben declarar cada año. El importe de la ganancia o de la pérdida dependerá de una variedad de factores, tales como la depreciación que se aplica a los activos, el precio original de compra de los activos, y lo que la propiedad de la empresa recibió por sus activos vendidos. Al completar su declaración de impuestos, la corporación deberá hacerlas completar y revisar por un contador público certificado para asegurar el cumplimiento con todas las leyes fiscales. Se ha hecho todo lo posible para garantizar la exactitud de este artículo, pero no es la intención de proporcionar un consejo legal.

Créditos de las fotos

  • Todd Warnock/Photodisc/Getty Images