Qué necesitas para ser un buen científico

Escrito por Scott Thompson | Traducido por Enrique Pereira Vivas

Los buenos científicos combinan un temperamento científico con una formación rigurosa en las herramientas y los métodos de su área y del método científico en general. Las cualidades necesarias para ser un buen científico incluyen tanto los rasgos de la personalidad y el compromiso de una manera científica para abordar los problemas y buscar soluciones.

Curiosidad

Los buenos científicos están motivados por un fuerte sentido de la curiosidad acerca de un tema específico o un rango de temas. La ciencia no es realmente un campo único, sino una manera de tratar de responder a las preguntas que pueden surgir en muchas áreas de la vida humana. Si eres muy curioso acerca de la política, puedes estudiar ciencias políticas. Si estás fascinado con las variedades de la cultura humana, puedes estudiar antropología. Si eres curioso acerca de las leyes fundamentales del universo, puedes estudiar la física. Hay docenas de ciencias, pero todas ellas tratan de aplicar los principios científicos para satisfacer la curiosidad humana. Para ser un buen científico, debes ser curioso.

Rigor

Los buenos científicos no sólo son curiosos acerca de un determinado tema, sino son rigurosos en la forma en que tratan de satisfacer su curiosidad. Si deseas responder a una pregunta difícil, podrías simplemente inventar una historia plausible que satisfaga tu curiosidad. Pero tu historia no sería una conclusión científica sin pruebas que la apoyen. Los científicos siguen un método en el que se hacen observaciones sobre los fenómenos, proponen una hipótesis para explicar los fenómenos, prueban la hipótesis a través de la experimentación, a continuación, determinan si los resultados apoyan la hipótesis. Una hipótesis científica debe ser falsable. Esto significa que debe haber algo que podría estar equivocado. Si no hay manera de probar si una idea en particular es válida o no, no es una hipótesis científica.

Integridad

Los buenos científicos deben tener integridad cuando se trata de su propia investigación y sus relaciones con otros científicos. Al proponer una hipótesis y llevar a cabo experimentos, los experimentos pueden o no ser compatibles con la hipótesis. Si no lo hacen, podría ser tentador modificar los datos o interpretarla de tal manera que parecieran apoyar tu idea. Sin embargo, los resultados no tendrían ninguna validez. Para que una hipótesis científica pueda ser considerada válida, los resultados deben ser reproducibles por cualquier otro científico que lleve a cabo los mismos experimentos utilizando los mismos métodos. Si se manipulan los datos para apoyar una hipótesis errónea, otros científicos que traten de repetir tus experimentos descubrirán la falla eventual.

Conocimiento

Junto con la curiosidad, la integridad y el rigor intelectual, los buenos científicos también deben tener el conocimiento y las habilidades para ser eficaces. La habilidad más básica establecida para casi cualquier tipo de ciencia es el conocimiento de las matemáticas. La física, la química, la economía y muchas otras ciencias dependen de las matemáticas. La composición del Inglés es también una habilidad importante, ya que los científicos comparten sus ideas a través de los artículos publicados. Si deseas que otros científicos acepten tus ideas, debes ser capaz de explicarlas claramente y defenderlas de manera efectiva. Por último, debes ser profundamente conocedor del campo específico en el que tienes la intención de centrarte. Es necesario que comprendas la historia de tu tema elegido, las teorías actualmente aceptadas y los problemas que aún deben ser resueltos por los futuros científicos.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Photos.com/Getty Images