¿Qué necesitas hacer para convertirte en un asistente de estilista?

Escrito por Lisa Finn | Traducido por Yolanda Adriana Paulín Vázquez

Trabajar como un estilista en un salón mientras vas ala escuela u obtienes tus credenciales es una manera de ganar experiencia. Un asistente de salón trabaja bajo las ordenes de un estilista y ayuda con todo desde saludar a los clientes y lavar el cabello a mezclar el color y barrer el piso. Aunque algunos asistentes eligen quedarse con esta posición, otros se convierten en estilistas profesionales.

Asiste a la escuela

Cada estado requiere que cualquier persona que trabaje con cabello y clientes necesita una licencia de cosmetología. En una educación formal de una escuela de cosmetología aprobada por el estado, centro de negocios o universidad es requisito obtener una licencia. De acuerdo con la Oficina de Estadística Laboral, la mayoría de estas clases duran nueve meses y tienen cursos avanzados, como modas de cabello y el lado de los negocios de tener un salón. La única excepción a esta regla es un asistente para el lavado del cabello, que no necesita una educación formal, pero sí un entrenamiento en el trabajo.

Obtén una licencia

Todos los estados requieren que los asistentes de los estilistas pasen un examen para poder obtener su licencia. El examen difiere de estado a estado, aunque la mayoría incluye una sección escrita y oral. Las preguntas de la prueba pertinentes al estilo, las leyes estatales, los procedimientos y la salubridad, y cualquier examen físico u oral incluye todo desde como cubrir y lavar el cabello del cliente hasta la corrección de color, cortar el cabello y aplicar químicos relajantes.

Asegura un entrenamiento

Algunos estados permiten que los asistentes de salón trabajen como aprendices en un salón en lugar de ir a la escuela. Este es un programa para salones certificado, con requisitos estatales, solo para un asistente de salón, no un estilista. De acuerdo con la estilista Kelly Kaplan de Westlake, California, este entrenamiento en el trabajo incluye todo desde ver y aprender de los estilistas, recibir a los clientes, mezclar y enjuagar el color, lavar toallas, barrer, y experiencia práctica en horas extra. "Los asistentes de salón pueden perfeccionar su habilidades de cosmetología y tener un crédito estatal mientras trabajan", explica Kaplan. "Por ejemplo, parte del programa curricular incluye una crítica estilística del trabajo de asistente. Horas extra, por ejemplo, un asistente introducirá su propio modelo de cabello, y luego el color, corte y estilo de la persona mientras yo observo y lo instruyo".

Haz una buena entrevista

Obtener un trabajo como asistente de estilista depende en su mayoría de tu personalidad, de acuerdo con Kaplan. "Los clientes van a un estilista que los hace sentir bien. La mitad de razón de esto es porque un estilista corta y colorea bien y la otra mitad es porque al cliente le gusta su personalidad. Convertirse en un asistente significa que entiendes la cultura particular del salón y puedes actuar de manera similar a la del estilista al que asistes". Adicionalmente, es importante vestirte de manera profesional y hacer preguntas relacionadas a la industria que muestren tu interés y deseo de aprender.

Créditos de las fotos

  • Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images