¿Qué es una compañía transnacional o sin fronteras?

Escrito por John Cromwell | Traducido por Joaquin Manes Rossi

    Los términos "transnacional" y "corporación sin fronteras", describen una corporación multinacional. Si bien su sede está en un país, este tipo de negocios tienen un alcance global, con oficinas e instalaciones de producción en varios países. Los beneficios de ser una multinacional incluyen una mayor base de clientes y la capacidad de aprovechar las competencias nacionales, las cuales resultan teóricamente en precios más bajos para el consumidor. Sin embargo, muchos creen que las empresas transnacionales son malas en general y deben ser más fuertemente reguladas

    Transnacional como multinacional

    Corporación transnacional tiene dos definiciones posibles. En una definición, transnacional es simplemente otra palabra para una corporación multinacional. Una multinacional es una empresa que tiene su sede en un país pero tiene filiales en varias otras naciones. Una subsidiaria es una empresa en la que al menos el 50 por ciento más una acción de su acciones en circulación con derecho a voto es controlada por otra empresa, también conocida como padre. Mientras que una subsidiaria puede actuar de manera semi-autónoma dentro del país en que se encuentra, está sujeta a la sociedad controlante. Por lo general, una empresa se ​​considera "multinacional" cuando las ventas realizadas fuera de su país de origen constituyen el 25 por ciento o más de sus ventas totales.

    Transnacional como tipo propio

    La segunda definición de una corporación transnacional es una entidad con un alcance global, pero sin sede central. Mientras que las oficinas separadas coordinan los recursos estratégicos y la acción, ningún lugar tiene influencia formal sobre los demás. Las oficinas tienen una propiedad en común, pero la función de toma de decisiones se distribuye entre ellas. Esta estructura descentralizada da a cada oficina autonomía para tomar las decisiones que mejor se adapten al mercado de su país, lo que le permite utilizar mejor su conocimiento local.

    Beneficios de las corporaciones transnacionales

    Independientemente de la definición, las transnacionales comparten las dos mismas ventajas con las multinacionales: la capacidad para sacar provecho de las diferencias en los costos de producción y el acceso a mercados más grandes. En general, las transnacionales se originan en países con un PIB per cápita más alto, lo que hace el trabajo más caro. Con la ampliación a los países con menor PIB per cápita, la corporación puede tener acceso a los trabajadores que exigen un salario más bajo. La transnacional también puede establecer su división de I+D, marketing y gestión en países que tienen mayor concentración de trabajadores adecuados para ese tipo de tareas, optimizando la eficiencia global. Además, algunos países tienen barreras comerciales que limitan la cantidad de bienes producidos en el extranjero se venden en el país. Al ubicar algunas capacidades de producción en los principales países, una transnacional puede evitar estos límites y aumentar las ventas al exterior.

    Las críticas a las multinacionales

    Las críticas a las transnacionales, independientemente de la definición, son las mismas críticas a las multinacionales. Muchos cuestionan el efecto general que las transnacionales tienen sobre la calidad de vida. Algunos temen que el efecto total de las multinacionales es una depresión de los salarios globales, ya que las multinacionales están siempre en busca de una mano de obra que requiera un salario más bajo. Las transnacionales también tienen ventajas sobre los sindicatos y los gobiernos. Emplean una gran cantidad de personas, que a su vez beneficia a los sindicatos y a los países que dependen de de los impuestos y gravámenes a los trabajadores. Sin embargo, si un sindicato intentara negociar mejores condiciones de trabajo o un gobierno quiere imponer regulaciones más estrictas, el temor es que la transnacional simplemente trasladaría sus fábricas a otro país más complaciente. Esa amenaza de una pérdida masiva de ingresos hace que los sindicatos y los gobiernos sean teóricamente más obedientes, lo que a su vez permite a estas transnacionales evitar las normas ambientales y laborales más estrictas.

    Créditos de las fotos

    • Jupiterimages/Comstock/Getty Images