¿Qué es un consultor profesional?

Escrito por Helen Akers | Traducido por Patricia A. Palma
Un consultor profesional hace recomendaciones para realizar mejoras y hacer cambios organizacionales.

Un consultor profesional hace recomendaciones para realizar mejoras y hacer cambios organizacionales.

Un consultor profesional le da asesoramiento a las empresas y organizaciones. La Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU espera a que esta profesión crezca un 83% entre 2008 y 2018, mucho más rápido que el promedio de crecimiento para todos los trabajos. Con un salario promedio de más de 75.000 dólares, los consultores están muy por encima del ingreso medio de los demás trabajadores. Estos profesionales trabajan en todo tipo de organizaciones y sectores de la industria, incluyendo los campos de la tecnología, comercialización e instituciones sin fines de lucro. Los consultores pueden trabajar como contratistas independientes y suelen entregar sus servicios a varios clientes diferentes. Algunos comienzan sus carreras como investigadores asociados o analistas junior. Las empresas profesionales de consultoría pueden contratar a consultores con una maestría y varios años de experiencia en el campo.

Consultores de tecnología

Los consultores de tecnología son profesionales independientes que prestan apoyo a líneas de productos específicos. Por lo general, obtienen capacitación y certificación en plataformas de equipos y programas específicos. Las organizaciones los contratan cuando sus recursos internos y experiencia son insuficientes. Estos profesionales analizan los programas existentes en una organización y hacen sugerencias. Además, se esfuerzan por mejorar la eficiencia y calidad. También, proporcionan soluciones con productos y brindan apoyo en las áreas donde hay necesidades tecnológicas en una organización. Por ejemplo, un consultor de tecnología puede ofrecer soluciones para una red que ya no satisface las necesidades de capacidad.

Analistas de gestión

Los analistas de gestión son consultores profesionales que estudian la estructura de una organización, sus políticas y prácticas. Algunos se centran en aumentar la rentabilidad, mientras que otros se especializan en reducir la rotación. Muchos proyectos son específicos y detallados. Un fabricante de bienes de consumo puede contratar a un analista de gestión para hacer frente a disminución de la participación en el mercado. El profesional puede encontrar un problema en el enfoque de las ventas de la compañía. La solución podría consistir en capacitar a los representantes de ventas para tener un enfoque centrado en el cliente versus uno transaccional.

Investigación de mercado

Los consultores profesionales que se especializan en la comercialización investigan qué productos y servicios necesitan los consumidores. Las organizaciones contratan a estos profesionales para que los ayuden a desarrollar estrategias de desarrollo de productos. Los consultores que investigan los mercados pueden identificar los precios adecuados y las estrategias de la cadena de suministro. Una de sus responsabilidades es analizar la competencia de la organización. Los antecedentes de la competencia a menudo provienen de fuentes secundarias, como revistas especializadas y sitios web de las empresas. Los consultores de mercadeo también recogen datos de consumo a través de fuentes primarias, como encuestas y grupos focales. Los datos de consumo que se relacionan con las preferencias de estilo de vida y la demografía también pueden provenir de fuentes secundarias.

Capacitación

Algunos consultores profesionales se especializan en capacitar al personal de las empresas. Esta formación puede centrarse en el desarrollo de una comunicación efectiva y habilidades de presentación. Los consultores también podrían capacitar a ejecutivos y mandos intermedios en los estilos de liderazgo eficaces. Por ejemplo, un consultor tal vez deba capacitar gerentes en las organizaciones que se encuentren en una transición de una estructura tradicional a una plana. En una estructura tradicional, se otorga una mayor capacidad de decisión en la parte superior, mientras que en una plana se otorga esa facultad a los empleados de nivel medio e inferior. Otras especialidades formativas posibles son las habilidades para gestionar proyectos y administrar el tiempo.

Créditos de las fotos

  • Keith Brofsky/Photodisc/Getty Images