¿Qué es lo que hace que un gerente de restaurante sea bueno?

Escrito por Neil Kokemuller | Traducido por Javier Enrique Rojahelis Busto

Los buenos gerentes de restaurantes comparten algunas cualidades comunes que les ayudan a tener éxito en la industria del servicio de comida de ritmo rápido. A pesar de las largas horas y del, a menudo, trabajo intenso, los altos directivos suelen prosperar mientras manejan tanto la gestión de los empleados como la experiencia de los clientes. El sueldo varía según el tipo y el tamaño del restaurante, pero el salario promedio del año 2010 para los gerentes de servicios de comidas fue de US$ 48.130, según la Oficina de Estadísticas Laborales.

Paciencia

Los restaurantes están entre los lugares de trabajo más agitados para administrar. Para tener éxito en el ámbito de los restaurantes, los gerentes necesitan un alto nivel de paciencia. La entrega de alimentos de calidad a los clientes de modo eficiente y con un buen servicio requiere operaciones precisas. Los gerentes son los encargados de asegurarse de que cada uno haga su trabajo para que todo el proceso funcione sin problemas, y tienen que motivar, incluso cuando se producen contratiempos para mantener la moral del personal. Estos administradores también tienen que ejercitar la paciencia al escuchar las quejas de los clientes para asegurarse de que los clientes se vayan satisfechos.

Mucha energía

Trabajar doce a quince horas al día es algo común para los gerentes de los restaurantes, de modo que necesitan energía y entusiasmo para ser eficaces. Se necesita energía para dirigir y motivar al personal y para interactuar con los clientes. Estos administradores suelen pasar mucho tiempo de pie y moverse desde la zona de la cocina hacia la recepción y luego al comedor muchas veces al día.

Sólidas habilidades interpersonales

Al igual que todos los gerentes, los que trabajan en un restaurante deben ser buenos líderes. Pero los trabajos de servicio de comidas son muy prácticos y demandan espontaneidad. El gerente necesita tener una personalidad agradable y animada para mantener al estresado personal de cocina y a los camareros pensando positivamente para que sirvan mejor a los clientes. Una voz autoritaria, pero agradable y la capacidad de saber escuchar en medio del caos son la clave. Muchos administradores de restaurante también pasan tiempo en el comedor mismo para conocer a los clientes y supervisar la experiencia gastronómica, que requiere de maneras agradables y estar enfocada al servicio al cliente.

Pensar rápido

Los gerentes de restaurantes deben pensar rápidamente y creativamente para resolver problemas. La gestión de los empleados y la experiencia del servicio al cliente abarcan una gran cantidad de actividades sin parar. Cuando los suministros escasean, alguien abandona la cocina o se producen otros retrasos, el gerente tiene que mantener la calma de todo el mundo y llegar rápidamente a soluciones. Este administrador también tiene que ser capaz de escuchar las quejas de los clientes y resolver los problemas con una orientación de servicio al cliente que ayude a construir la fidelidad y lealtad del cliente.

Créditos de las fotos

  • Comstock/Comstock/Getty Images