¿Qué es la integración vertical hacia adelante en los negocios?

Escrito por Neil Kokemuller | Traducido por Gabriela Nungaray

    La integración vertical hacia adelante en los negocios es cuando un fabricante decide realizar la distribución y/o las funciones minoristas dentro del canal de distribución. Esto se conoce comúnmente como "la eliminación de los intermediarios", los fabricantes pueden cortar el mayorista para vender directamente a los minoristas o al comercio minorista para vender directamente a los clientes.

    Canal de distribución

    El canal de distribución tradicional es el proceso que un producto atraviesa, desde la fabricación hasta la entrega al cliente final. Los fabricantes tradicionalmente venden a los mayoristas, quienes tradicionalmente venden a los minoristas, que tienen inventario y venden a clientes finales. Históricamente, las empresas en cada nivel se refieren principalmente a su proveedor inmediato, en su caso, y su comprador inmediato. Sin embargo, el siglo 21 ha sido testigo de la evolución de la gestión de la cadena de suministro, donde los miembros del canal de distribución asociado ofrecen el mejor valor para el cliente final.

    Integración vertical

    La integración vertical en realidad puede suceder en dos direcciones: hacia adelante o hacia atrás. En general, la integración vertical significa que una firma opera a más de uno de los niveles de distribución. Por ejemplo, el fabricante realiza funciones de mayoristas y/o al por menor o un minorista decide desarrollar o adquirir una instalación de fabricación. Las compañías eligen integrarse verticalmente para una variedad de razones. Sin embargo, esto significa que hay que invertir más dinero y desarrollar los conocimientos en función de más de un negocio.

    Beneficios de la integración hacia atrás

    Como se ha indicado, un beneficio en común de integración hacia adelante es que los fabricantes pueden reducir los pasos en el proceso de distribución y venta de más arriba en el proceso de distribución. Esto puede beneficiar tanto a la empresa, fabricante y el minorista o cliente porque lo vende a un paso y un margen de ganancia ha sido pasado por alto. Los fabricantes también pueden mantener un mayor control sobre la distribución y los precios de sus productos mediante la venta a los minoristas o los clientes.

    Desafíos

    Una razón principal de que no todos los fabricantes deben participar en venta al por mayor o al por menor, carecen de experiencia en estas funciones. Los fabricantes especializados en el desarrollo y producción de productos, luego pasan a las empresas de distribución. Además, cuando un fabricante verticalmente se integra en la distribución o venta al por menor, tiene que almacenar inventario por un período de tiempo más largo. Esto requiere espacio de almacenamiento adicional y más empleados para la gestión de las instalaciones y el inventario.

    Créditos de las fotos

    • Thinkstock/Comstock/Getty Images