¿A qué distancia todavía funciona un router inalámbrico?

Escrito por Fred Decker | Traducido por Xochitl Gutierrez Cervantes

Muchas oficinas y edificios comerciales tienen instalado al menos parcialmente un cableado para redes de computadoras, que ofrece una cómoda conexión de servidores a routers en las áreas de trabajo individuales. Los routers en general son inalámbricos, una opción que proporcionan mayor flexibilidad, facilitando la instalación de redes tradicionales con cables Ethernet. Los routers inalámbricos relativamente baratos ofrecen opciones para la mayoría de los requisitos de rango, que van de unos cuantos metros hasta varios kilómetros.

La distancia estándar

El Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE por sus siglas en inglés) define los protocolos estándar para redes inalámbricas a mediados de la década de 1990. Este estándar, conocido como 802,11, ha sido revisado varias veces para dar cabida a mejoras en la tecnología. A los primeros productos comerciales, liberados en 1999, se adhirieron los estándares 802.11a y 802.11b. El primero ofrece velocidades más altas, mientras que el segundo resultó más lento, pero tuvo mayor alcance. Los dispositivos 802.11g entraron al mercado en el año 2003, los cuales combinan velocidad con el rango de 802.11b. La velocidad y el alcance aumentaron más aún con el estándar 802.11n en 2009, y con el 802.11ac en 2012.

Alcance máximo

El máximo alcance de cada estándar varía, dependiendo de factores ambientales tales como obstrucciones e interferencias de otras fuentes en las señales de frecuencia de radio. El alcance máximo de 802.11a inalámbrico era de aproximadamente 30 m con un rendimiento de hasta 54 Mbps, mientras que el 802.11b es capaz de transmitir a 45 m a 11 Mbps. El estándar 802.11g extendido alcanza un rango de 50 m a la misma velocidad que el 802.11a; el rango de 802.11n extendido es de 70 m y un rendimiento de un máximo de 600 Mbps. Los routers 802.11ac proporcionan un rango similar, pero aumentan el rendimiento a un máximo teórico de 1,33 gigabits por segundo.

Consideraciones prácticas

Los routers 802.11b y los 802.11g trabajan en la relativamente ocupada banda de 2,4 GHz de frecuencia de radio, donde hay relativamente pocos canales para elegir y un importante potencial para la interferencia de otros aparatos electrónicos y dispositivos inalámbricos. Los dispositivos que utilizan 802.11a utilizan la menos concurrida banda de 5 GHz, mientras que los routers 802.11n y 802.11ac, utilizan ambas según sea necesario. Elegir un router 802.11n o un 802.11ac, proporcionará un mejor rendimiento para todas las estaciones de red, en especial para las personas que se ubiquen más lejos del router. Con las antiguas tecnologías inalámbricas, el rendimiento sigue de forma drástica cuando se aproximan a los límites del área de distribución.

Rango extendido inhalámbrico

Los productos de consumo convencionales y de oficina que son inalámbricos pueden proporcionar un rango adecuado para muchos usos comerciales, pero las empresas que ocupan espacios grandes o tienen instalaciones repartidas en una amplia zona a veces necesitan más. En los edificios grandes o condominios se pueden instalar routers adicionales, creados para funcionar como repetidores, ya que reciben una señal inalámbrica del router primario, que retransmiten. Pero si tus necesidades de redes inalámbricas se extienden más allá de unos pocos cientos de pies, tendrás que actualizar tu producto a uno que cubra un área más amplia. Estos se conectan a la red como un router o un puente de red, pero pueden transmitir a distancias de hasta 32 km).

Créditos de las fotos

  • Comstock Images/Comstock/Getty Images