¿Qué deducciones se pueden declarar para un restaurante?

Escrito por Angie Mohr | Traducido por Karen Angelica Malagon Espinosa

Al igual que cualquier otro negocio, los restaurantes pueden deducir gastos comerciales legítimos de las empresas que los toman. Sin embargo, los restaurantes cuentan con algunos gastos únicos que pueden deducir de su ingreso fiscal. Estas deducciones incluyen costos de alimentos, meseros y el trabajadores de la cocina, los gastos de operación y de publicidad y los gastos de capital. El Servicio de Impuestos Internos (IRS por sus siglas en inglés) establece las reglas que cada uno de estos tipos de gastos debe seguir en los formularios de devolución de impuestos.

Costos de alimentos

Uno de los gastos más grandes de un restaurante, además de la mano de obra, es la comida. Los costos por alimentos pueden alcanzar hasta el 35 por ciento de los gastos totales del negocio. Estos costos incluyen los ingredientes crudos, la compra de cualquier producto previamente empaquetado o en lata y los costos de indirectos de la comida como especias o aceite para freír. El costo de la comida en un restaurante también incluye el costo de los ingredientes derramados o desperdiciados que se tiran antes de que ya no se puedan usar para el proceso de cocción o no puedan ser servidos. Los restaurantes pueden hacer deducciones para propósitos fiscales de costos alimenticios ya que se ha incurrido en dichos costos en lugar de tener que inventariarlos como sobrante al final del año fiscal.

Mano de obra

Un costo importante en un restaurante es el costo de proveer alimento a los clientes. Esto incluye cocineros, gerentes, barman, lavaplatos y meseros. El costo del componente humano para el funcionamiento del restaurante incluye sueldos brutos, cualquier ganancia ofrecida e impuestos de nómina que paga el empleador. Las ganancias que van para los dueños del restaurante no se incluyen en la deducción de mano de obra.

Gastos de operación y publicidad

Los costos diarios por el funcionamiento del restaurante también se pueden deducir de impuestos. Los gastos por publicidad a menudo son altos e incluyen un directorio de publicidad, cupones, folletos y anuncios en el periódico. Otros costos de operación incluyen el alquiler, servicios públicos, artículos de oficina, menús, decoración del restaurante y servicios de ropa. Cualquier gasto que esté directamente relacionado con el restaurante de alguna forma es deducible de impuestos. El costo por proveer alimentos a los empleados también se deduce de los impuestos del restaurante y no constituye un impuesto al que estén sujetos los empleados. En ocasiones, este costo sólo se incluye en el precio de los alimentos, aunque algunos restaurantes revisan este costo por separado.

Gastos de capital

Los gastos de capital en un restaurante incluyen equipo de cocina, mesas y sillas, mejoras importantes en los locales o edificios y vehículos que pertenezcan al negocio. Los gastos de capital cuentan con una vida útil mucho mayor que sólo el año fiscal y se deben establecer como activos del negocio en lugar mandarlos a cuentas de resultado en el año de compra de tales activos. El IRS establece las reglas sobre la cantidad de activos de cada clase que se pueden depreciar o gastar cada año.

Créditos de las fotos

  • Photos.com/Photos.com/Getty Images