¿Qué deducciones puedo reclamar como conductor de camión?

Escrito por Denise Sullivan | Traducido por Vanina Frickel
Los camioneros pueden reclamar deducciones fiscales para el mantenimiento de vehículos y otros gastos relacionados con el trabajo.

Los camioneros pueden reclamar deducciones fiscales para el mantenimiento de vehículos y otros gastos relacionados con el trabajo.

Si trabajas como conductor de camión, puedes ser capaz de deducir los gastos relacionados con la empresa que no son reembolsados ​​a tu empleador, incluso si no eres dueño del vehículo. Sólo puedes reclamar estas deducciones si decides detallar en lugar de tomar la deducción estándar. Los conductores autónomos deben informar las deducciones con sus ingresos de negocio en el Anexo C del Formulario 1040. Si eres empleado de una empresa de camiones, debes enumerar las deducciones en el Anexo A.

Gastos del vehículo

Si eres dueño de tu vehículo, puedes optar por deducir la tasa estándar por milla o los gastos reales de funcionamiento, incluyendo el petróleo, el gas, las reparaciones, el mantenimiento, el registro y la depreciación. Para 2012, la tasa de millaje estándar del IRS era de 55-1/2 centavos por milla. Este número está sujeto a cambios a medida que el costo de vida aumenta. Si eres un empleado que conduce un camión de la empresa, sólo puedes deducir el costo real de gas, estacionamiento, peajes y la reparación o los artículos de mantenimiento que pagas de tu bolsillo y no son reembolsados por la compañía. Otros suministros requeridos en el curso del trabajo, como una radio CB, lonas, cadenas, correas o tapetes, son deducibles para todos los conductores.

Alojamiento y comidas

El IRS publica las tasas de deducción estándar para gastos de alojamiento y comida. Estas tarifas varían según la ubicación y aumentan periódicamente para mantenerse al día con los costos actuales. Puedes elegir la tarifa normal o deducir tus gastos de alojamiento reales y la mitad de tus comidas y propinas. Si eliges el método de gastos reales, debes guardar tus recibos como prueba en caso de que te auditen. Para el tipo normal, un registro con las fechas, las ciudades de destino y las razones de cada viaje es documentación suficiente.

Cuotas de afiliación

Algunos camioneros están obligados a pertenecer a un sindicato u otra organización de la industria. Puedes deducir los gastos de cuotas o la pertenencia a sindicatos que no son reembolsados ​​por tu empleador. Si te suscribes a una publicación relacionada con el comercio, es posible deducir la comisión de suscripción. Esta deducción no se aplica a los libros o revistas adquiridos para la lectura recreativa.

Material de oficina

Puedes deducir el costo de los suministros básicos de oficina, tales como sobres, papel, grapas y bolígrafos. Copias, cargos de fax, llamadas de larga distancia y tarjetas de acceso a Internet también son deducibles si es necesario ponerse en contacto con tu empleador, mientras viajas en la carretera.

Ropa y gastos de peluquería

Si se te requiere que pagues tus propios uniformes, puedes deducir estos gastos. Esta deducción se aplica si compras el uniforme de una tienda o tu empleador te lo proporciona y deduce el costo de tu sueldo. También puedes deducir los artículos de higiene personal, kits de afeitando, los honorarios de ducha y gastos de lavandería relacionados con el mantenimiento de tu uniforme. La ropa de trabajo que no sea parte de un uniforme es deducible sólo si no se puede utilizar como ropa personal mientras que no estás en el camión.

Créditos de las fotos

  • Thinkstock Images/Comstock/Getty Images