¿Qué costos puedes deducir como negocio?

Escrito por James Paine | Traducido por Daniela Laura Arjones
Si compras una computadora portátil para hacer funcionar tu negocio, puedes deducir la compra como un gasto de negocio.

Si compras una computadora portátil para hacer funcionar tu negocio, puedes deducir la compra como un gasto de negocio.

Los gastos que una empresa puede deducir dependerán del tipo y tamaño de negocio que opera, pero, básicamente, cualquier gasto razonable, ordinario y necesario, incurrido para ejecutar y promocionar tu negocio se consideran posibles deducciones. Esto no significa que vayas a recuperar el dinero que pagaste para hacer funcionar tu negocio, sino que solo significa que puedes deducir los gastos a los ingresos para reducir tu ingreso y la cantidad de impuestos que tendrás que pagar.

Registros

Para sacar provecho de pérdidas y ganancias, mantén un registro exacto de tus gastos de negocios e ingresos. Si compras un programa de contabilidad, es deducible. Contratar a un contador que te ayude con este aspecto de tu negocio es una cancelación y, si se utiliza una firma de contabilidad para presentar tu declaración de impuestos, puedes deducir de ese gasto.

Amortizaciones generales

Los gastos legítimos de negocios incluyen todo, desde material de oficina hasta el pago de beneficios a los empleados y el equipo. De algunos de los gastos puedes reclamar el 100 por ciento del costo como una deducción, mientras que solo una parte de los demás puede ser reclamada. Por ejemplo, si una parte de un gasto es para tu negocio y otra parte es para tu beneficio personal, solo la parte comercial del gasto puede ser reclamada como una deducción. Las pequeñas empresas y las hogareñas tienen derecho a muchas de las mismas deducciones que las grandes empresas. Los negocios basados ​​en el hogar pueden amortizar la parte de la vivienda usada para el espacio de oficina, así como espacio adicional de alquiler. Los gastos de publicidad y promoción --incluyendo tarjetas de visita, folletos o volantes, cualquier tipo de publicidad y regalo promocional-- son deducibles.

Los costos iniciales

Los gastos o compras para poner en marcha tu negocio son deducibles directamente. Éstas incluyen el costo de renovación de tu espacio de oficinas o instalaciones de fabricación, así como cualquier otro equipo para poner tu negocio en marcha y mantener funcionando, incluyendo la computadora, impresora, fax, teléfono celular, teléfono, escritorio, silla y archivo y armarios de almacenamiento.

Amortizaciones especiales

Otros gastos de negocio que puedes deducir es la ropa especial, como protección para la cabeza, los ojos y los oídos. Las sesiones de formación o seminarios relacionados con tu negocio son deducibles, como lo son las cuotas de afiliación de las asociaciones empresariales y comerciales, todas las formas de seguro para tu negocio y servicios profesionales y comerciales.

Gastos de atomóvil

Si utilizas tu automóvil para fines comerciales, el Servicio de Rentas Internas (IRS, por sus siglas en inglés) te permite utilizar la tasa estándar por milla de US$ .55 por milla o los gastos de tu automóvil actual tales como depreciación, licencias, gas, combustible, peajes, pagos de arrendamiento, seguros, alquiler de garaje, tasas de estacionamiento, derechos de inscripción, neumáticos y reparaciones. Si eres dueño de tu vehículo y lo utilizas tanto para negocios y uso personal, puedes deducir sólo la parte de los gastos que representan el uso del negocio. También puedes deducir la depreciación de tu automóvil, camión o camioneta usada para fines comerciales. Si alquilas un vehículo para tu negocio, puedes usar la tarifa estándar por milla o los gastos reales para calcular tu gasto deducible.

Viaje y entretenimiento

Los gastos de viaje a las conferencias o ferias comerciales son deducibles, así como los gastos de hotel. De hecho, cualquier viaje que haces para el negocio es deducible. Si llevas un cliente o un asociado a almorzar o cenar, se puede deducir.

Créditos de las fotos