¿Qué clase de análisis se hacen durante los exámenes físicos pre-ocupacionales?

Escrito por Matt McKay | Traducido por Adriana De Marco

Las pruebas físicas y los exámenes médicos le permiten a las compañías determinar la habilidad de los posibles empleados para desempeñar funciones de trabajo esenciales. Los hacen los médicos por medio de cuestionarios sobre la historia clínica del aplicante y un chequeo general de la salud, con pruebas específicas y análisis basados en las obligaciones laborales, las condiciones y los posibles peligros de la función a cumplir. El médico le hace llegar a la compañía una evaluación y recomendación, que puede resultar en la contratación del candidato, da consejos razonables para los que tienen discapacidades o recomienda la baja de ese candidato. Los exámenes físicos de esta naturaleza también se llaman exámenes físicos pos-oferta.

Detección de drogas y alcohol

La detección de drogas y alcohol se pueden incluir en los exámenes físicos o se los pueden hacer separadamente. Dependiendo de la prueba pedida (sangre, muestras con hisopo, anáisis de orina o muestra de cabello), también se puede determinar el uso actual o reciente de marihuana, alcohol, anfetaminas, opios, cocaína y otras drogas. Las políticas de la compañía son las que dictan qué sustancias son las que hacen retirar la oferta de trabajo y generalmente no se les comunica a los aplicantes los análisis que se les van a hacer.

Prueba sensorial

La visión y el oído están directamente relacionados con la seguridad laboral. Los elementos de ayuda sensorial como los anteojos o aparatos auditivos son comunes y permiten un desempeño laboral sin restricciones en muchos casos, pero los que requieren una diferenciación de colores posiblemente necesiten una prueba de ceguera de colores. Los aplicantes a los trabajos que requieren una buena visión y oído, puede ser que necesiten más exámenes.

Pruebas musculo-esqueléticas

Los exámenes musculo-esqueléticos se hacen para determinar el campo de movimiento y reflejos del aplicante. Los que aplicaron para trabajos que requieran levantar pesos, empujar, tirar, trepar, mociones repetidas, obligaciones físicas demandantes o peligrosas, puede ser que tengan que hacerse más exámenes. Éstos incluyen densidad de hueso o detección de osteoporosis, evaluaciones iso-quinéticas o soinerciales qe son los que determinan la capacidad laboral anaeróbica en los trabajos que necesitan que se levanten grandes pesos o que requieren mucha estamina o exámenes del túnel carpeano para detectar lesiones en los trabajadores que realizan actividades repetitivas.

Pruebas cardiovasculares y pulmonares

Son normales los chequeos del corazón y de los pulmones mediante un estetoscopio y un aparato para la presión, aunque se pueden pedir más exámenes para las posiciones que involucran una gran demanda física, especialmente si en la historia médica del aplicante hay problemas actuales o pasados de este tipo. El exámen de estrés cardíaco, un electrocardiograma o ecocardiograma (EKG/ECG) son pruebas cardiovasculares comunes. La esperimetría pletismográfica y la prueba de difusión de gases muestran la capacidad pulmonar, los niveles de sangre/oxígeno, la difusión del monóxido de carbono y otras funciones de los pulmones.

Pruebas de enfermedades infecciosas

Particularmente en el campo médico o para los trabajos en los que se necesita estar en contacto con otras personas, son necesarias las pruebas de enfermedades infecciosas, como el sarampión, la culebrilla, la tuberculosis, las paperas, la rubeola, y la hepatitis.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Comstock/Getty Images