¿Qué causa que las páginas de la impresora LaserJet se manchen?

Escrito por Elizabeth Mott | Traducido por Enrique Alejandro Bolaños Flores

La línea de productos de HP LaserJet debutó en 1984 con un modelo de US$3.500 que imprimía ocho páginas por minuto utilizando un cartucho de tóner con un rendimiento de 3.000 páginas. Cuando tu LaserJet de oficina de hoy en día comienza a sacar páginas que se manchan cuando las tocas, céntrate en la solución de problemas de los componentes de impresión y consumibles que contribuyen directamente a las hojas defectuosas que encuentres en la bandeja de salida.

Cartucho de tóner

El tóner mezcla pigmento y plástico finamente molido en un polvo que es fijado por calor en el papel. Las fórmulas de tóner varían según la máquina y el fabricante. Aunque los nuevos cartuchos de tóner contienen comúnmente las propiedades adecuadas para la fusión de la impresora que se dirigen, los cartuchos remanufacturados pueden ser rellenados con un material que requiere una temperatura de fusión más alta que la que tu LaserJet desarrolla. En esas condiciones, el tóner no puede fijarse correctamente, lo que hace que se manche y borre. Para corregir el problema, prueba con otro cartucho de tóner.

Fusor

El fusor de tu LaserJet proporciona la fuente de calor que fija el tóner al papel en una unión prácticamente permanente. Si la fusión no se desarrolla a la temperatura adecuada para completar el proceso de fijación, el resultado se parece a lo que se ve si accidentalmente introduces el tóner incorrecto en la impresora. Los problemas del fusor pueden derivarse de fallos de los componentes, el uso de piezas mal manufacturadas o configuración inadecuada tras una reparación. Algunas fallas pueden provocar un mensaje de advertencia en el panel frontal de la impresora, basado en la detección de la máquina de la incapacidad del fusor para alcanzar la temperatura adecuada, pero otros simplemente dan lugar a un tóner manchado y embarrado. Estos problemas requieren la asistencia de un técnico.

Selección de papel

El papel demasiado grueso o demasiado suave, u hojas con una superficie de textura pesada, pueden limitar la capacidad de tu LaserJet de fijar el tóner sobre el medio elegido. Tu guía del usuario indica el rango recomendado de espesores que caen dentro de la capacidad de manejo de papel de la impresora. El papel que supera este rango puede ser incapaz de moverse suavemente a través de los a veces complejos vericuetos de la ruta de impresión dentro del aparato, que también limitan la función del fusor. Las hojas de textura pesada presentan una superficie muy compleja para que el calor del fusor llegue a los puntos altos y bajos del diseño. Por el contrario, la superficie demasiado lisa de las hojas brillantes también inhibe una fianza adecuada del tóner. Reemplaza tus medios de salida y vuelve a intentarlo.

Contaminación de la impresora

Las manchas que aparecen pueden ser señal de contaminación del tóner dentro de tu LaserJet, ya sea desde un cartucho con fugas o de hojas mal fundidas que dejan residuos de tóner. Las manchas en el borde de la hoja que entra primero apunta a las guías de papel sucias. Aunque puedes seguir las instrucciones de tu manual de usuario para hacer la limpieza básica dentro de la impresora, en cualquier limpieza que requiera el desmontaje debe dejarse a los expertos que saben cómo manejar el láser y las fuentes de calor que contienen estos dispositivos.

Créditos de las fotos

  • David McNew/Getty Images News/Getty Images