¿Qué características debes tener para trabajar como un cajero?

Escrito por Linda Ray | Traducido por Stefanía Saravia
Sé amigable y estate en alerta cuando estés en tu puesto detrás de una caja registradora.

Sé amigable y estate en alerta cuando estés en tu puesto detrás de una caja registradora.

Los cajeros suelen trabajar en una gran variedad de negocios y ambientes de servicios de comida, ganando una paga media de unos US$8,89 la hora (según datos del 2010), según la Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos. Generalmente, no se necesita educación ni experiencia previa, sino que el entrenamiento es brindado directamente en el trabajo. Aunque pueda parecer un trabajo simple que requiere el mínimo esfuerzo, en realidad, los cajeros necesitan una variedad de habilidades para poder cargar las funciones de su trabajo con el mayor éxito posible.

Estate atento

Lo primero y más importante, los cajeros necesitan estar en alerta y atentos en todo momento. Puede que se te pida hacer un número de cosas en algún momento dado (o a veces todo a la vez). Puede que tengas que guiar a las personas, saludar a los clientes que caminan en la tienda, participar en alguna conversación, abordar las preocupaciones y llamar por teléfono a tus clientes. Necesitas dominar el arte de las multitareas incluso cuando estás ayudando a un cliente. Debes ser capaz de hablar y atender a cualquier duda mientras haces una venta telefónica, todo mientras continúas lo que estás haciendo y estés seguro de que la transacción está siguiendo su curso adecuadamente.

Sé amable

Como cajero, necesitas ser amable y debes interactuar con cortesía con tus clientes en cualquier día. Al final de todo, un saludo, una sonrisa, un adiós y una conversación mínima son necesarias cuando se interactúa con los clientes. Por otro lado, parte de tu trabajo es asegurarte de que los compradores tengan todo lo que necesitan, incluso si esto significa cambiar algún producto o si necesitan ayuda para encontrar algo. Depende de ti representar a la compañía y asegurarte de que los clientes sepan que son valorados. Parte del desafío es equilibrar la amabilidad con la habilidad de hacer que todos pasen por la línea de cajas lo más rápido posible.

Sé creíble

Otra de tus responsabilidades es vigilar el dinero que la tienda obtiene durante tu turno. Ten en cuenta que, como tienes acceso directo a la caja, debes ser confiable para hacer este trabajo. Incluso un pequeño incumplimiento en la credibilidad podría manchar tu reputación. Los gerentes de las tiendas confían en ti para mantener una cantidad adecuada de dinero que entra y sale de la registradora, y de mantener una vigilancia segura y responsable. Asimismo, necesitas proponer un balance al final de cada turno. También se te confiará la atención de ayuda a los clientes a la medida de tu capacidad para asegurarte de los clientes tengan las mejores experiencias posibles.

Habilidades matemáticas

Aunque los cajeros hacen muchos trabajos, uno efectivo necesita tener un conocimiento sólido de las bases de matemáticas y debe ser capaz de hacerlo de manera rápida y competente. Más allá de que una registradora haga todo el trabajo, aún así debes contar el cambio para tus clientes de manera rápida y acertada; además, la necesitarás si una máquina se rompe o se tilda, o bien si estás en un negocio donde la registradora no hace todos los cálculos. Finalmente, las transacciones se hacen más complicadas debido a que los clientes cambian de parecer en el medio de la transacción, preguntan por hacer varias o bien deciden utilizar varios métodos de pago.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Comstock/Getty Images