Propósito de la estructura organizacional

Escrito por Eric Feigenbaum | Traducido por Mayra Cabrera

La estructura organizacional es acerca de la definición y claridad. Piensa en la estructura como el esqueleto que apoya a la organización y le da forma. Así como cada hueso en el esqueleto tiene una función, lo mismo ocurre con cada rama y nivel del organigrama. Los distintos departamentos y roles de trabajo que conforman una estructura organizacional son parte del plan para asegurar que la organización lleva a cabo sus tareas vitales y metas.

Propósito

Las estructuras organizacionales ayudan a todos a saber quién hace qué. Para tener un negocio eficiente y que funcione correctamente, es necesario saber que hay gente que maneja cada tipo de tarea. Al mismo tiempo, quieres asegurarte de que la gente no está corriendo el uno contra el otro. La creación de una estructura con roles claramente definidos, funciones, ámbitos de autoridad y sistemas ayudan a asegurar que tu gente está trabajando en conjunto para lograr todo lo que la empresa debe hacer.

Función

Para crear una buena estructura, tu negocio tiene que hacer un inventario de sus funciones. Para ello tienes que identificar las tareas a cumplir. De éstas, puedes trazar funciones. Por lo general, debes traducir estas funciones en departamentos. Por ejemplo, tienes que recibir y recoger el dinero de los clientes, pagar cuentas y proveedores y llevar la cuenta de tus ingresos y gastos. Estas tareas son todas de finanzas y se organizan generalmente en un departamento de finanzas o de contabilidad. La venta de tus productos, la publicidad y la participación en ferias del sector, son tareas que se pueden agrupar bajo el manto de un departamento de marketing. Con diferentes formas de organizar las tareas, siempre puedes elegir algo menos tradicional. Pero en todos los casos, la estructura organizativa pone orden en la lista de tareas.

Consideraciones

Los empleados hacen su mejor esfuerzo cuando saben a quién informar y quién es el responsable. La estructura organizacional crea y hace jerarquías conocidas. Esto puede incluir la cadena de mando dentro de una organización. Un buen organigrama organizacional ilustrará cuántos vicepresidentes reportan a un presidente o director general, y a su vez, cuántos directores reportan a un vicepresidente y el número de empleados que reportan a un director. De esta manera, todo el mundo sabe qué se ha dicho sobre qué y dónde se encuentran en el ámbito de la toma de decisiones y la responsabilidad. La jerarquía también puede incluir un nivel de gestión macro. Por ejemplo, un departamento puede comprender varios equipos. Tal vez varios departamentos forman una división de una empresa y tal división tiene un vicepresidente que supervisa todos los departamentos y los equipos que la integran.

Características

La estructura organizacional abarca todas las funciones y tipos de puestos de trabajo dentro de una organización. Un organigrama completo mostrará cada tipo de puesto y cuántos de ellos existen en la actualidad. Cuando las organizaciones más pequeñas miran sus estructuras organizativas, por lo general se centran más en los papeles de trabajo que en la jerarquía. Las pequeñas empresas, en particular las crecientes, a menudo cambian rápidamente, sumando posiciones y cambiando las responsabilidades de las personas conforme se mantengan lo suficientemente flexibles como para adaptarse sobre la marcha. Para estas empresas, el conocer las definiciones de los roles de la gente puede ser útil, especialmente a medida que cambian las cosas.

Tipos

Las organizaciones que son muy jerárquicas se refieren generalmente a las que tienen estructuras organizativas verticales. Por lo general, estas organizaciones quieren que sus empleados tengan alcances más limitados y lleven a cabo su trabajo de manera particular con poca variación. Por lo tanto, tienen muchas capas de gestión para supervisar que las cosas se hacen correctamente y de manera uniforme. El sector bancario es un buen ejemplo. El dinero debe ser manejado con cuidado y responsabilidad, hay un riesgo significativo implicado y las reglas y regulaciones dictan procedimientos específicos. Las pequeñas empresas, empresas innovadoras y las organizaciones profesionales tienden a utilizar las estructuras horizontales. Estos implican un menor número de capas de gestión y una mayor concentración en los compañeros y la igualdad. La idea es que cada persona asume más responsabilidad y tiene más libertad para realizar su trabajo como ella crea conveniente. Las agrupaciones de prácticas médicas son un buen ejemplo. Los médicos no supervisar los médicos. Puede haber un socio gerente que supervisa el funcionamiento general, pero por lo demás, los profesionales son iguales cada quién en su estilo porque todos contribuyen al éxito de la organización.

Créditos de las fotos

  • Christine Balderas/Photodisc/Getty Images