Producto modelo versus producto competitivo

Escrito por Chris Newton | Traducido por Javier Enrique Rojahelis Busto
Los productos competitivos son sometidos a estudios de mercado y pruebas antes de llegar a las tiendas.

Los productos competitivos son sometidos a estudios de mercado y pruebas antes de llegar a las tiendas.

Casi todos los negocios ofrecen una especie de producto o servicio, ya sea con fines de lucro o sin fines de lucro. En todas las industrias, existen diferentes tipos de productos, y entre ellos existen dos tipos de productos: los productos modelo y los productos competitivos. Los dos tienen similitudes y también diferencias, pero ambos son esenciales para algunas industrias.

Productos modelo

Los productos modelo son prototipos o productos diseñados para probar o mostrar los productos, pero no para venderlos. Por ejemplo, una compañía de arquitectura puede diseñar una modelo del producto de un edificio para mostrarlo a sus clientes con el fin de obtener información antes de comenzar a trabajar en la construcción real. Los fabricantes de automóviles suelen diseñar productos modelo para permitirles a los consumidores que prueben antes de comprar una versión personalizada del producto. En algunos casos, los productos modelo pueden llegar a venderse, aunque su objetivo principal es dar a un determinado público una idea de la apariencia del producto y de su funcionalidad.

Productos competitivos

Los productos competitivos son productos que se fabrican para ser vendidos con fines de lucro a una audiencia específica o industria. Asimismo, son signados con un precio que sirve para generar un beneficio para los fabricantes y los distintos distribuidores, así como para competir con otros productos similares en industrias relacionadas. Entre los ejemplos de productos competitivos se incluyen los zapatos, la ropa y los artículos para el hogar. Cuando vas a una tienda a comprar productos de una estantería, estás comprando productos competitivos.

Relación

Los productos modelo y los productos competitivos comparten una relación. Los competitivos son a menudo la versión que sigue a un producto modelo. Por ejemplo, una empresa de calzado puede hacer un modelo de un producto nuevo de zapato y mostrarlo a los patrocinadores o a los atletas o realizar con él estudios de mercado mostrándolo a consumidores seleccionados. La compañía suele generar una retroalimentación sobre el producto, se hacen los ajustes si es necesario y luego se produce el producto en grandes cantidades para venderlo en un mercado competitivo.

Diferencia

Las principales diferencias entre un producto modelo y uno competitivo son el objetivo y la audiencia del producto. Los productos modelo están diseñados para accionistas, inversores, patrocinadores o estudios de mercado, mientras que los productos competitivos han sido diseñados para los consumidores. El propósito detrás de un producto competitivo es, por lo general, hacer dinero, mientras que el propósito detrás de un producto modelo puede ser determinar cómo producir y comercializar mejor el producto.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Comstock/Getty Images