Proceso de separación del empleado

Escrito por Flora Richards-Gustafson | Traducido por Cesar Daniel González Ménez

Incluir un proceso de separación de los empleados en un manual de políticas y procedimientos puede ayudar a una compañía a evitar problemas legales, mejorar el rendimiento de sus directivos y asegurarse de que la organización toma las medidas adecuadas previas a la salida de un empleado. Es una buena idea usar una lista de verificación u hoja de cálculo empleada para enumerar los pasos del proceso.

Separación involuntaria

Una separación involuntaria se refiere a la terminación o despido de un empleado. Una empresa debe tener cuidado para documentar los incidentes o acontecimientos que llevaron a la decisión de terminar el trabajo, incluso en los estados que practican empleo a voluntad. Cuando los gerentes correspondientes notifican al empleado de su decisión, de inmediato deben confiscar los productos de la compañía en posesión del empleado, incluyendo tarjetas de identificación, tarjetas de acceso, tarjetas de presentación, los archivos de la empresa, uniformes y computadoras. Tras la notificación de esta decisión, el empleado debe recibir una carta de despido que establece claramente las razones de la terminación, junto con un cheque de pago final.

Separación voluntaria

Cuando un empleado decide abandonar la empresa por su cuenta o renuncia, la mayoría de las empresas solicita que lo haga con previo aviso por escrito. La cantidad estándar de tiempo para proporcionar un aviso de la intención es dentro de dos semanas de la fecha de separación. Cuando una empresa se ​​entera de que un empleado quiere renunciar, el departamento de recursos humanos debe programar una reunión con ella en las primeras 24 horas para saber más acerca de su decisión. Esa reunión puede ayudar a la empresa a saber acerca de los problemas de gestión o de darles la oportunidad de negociar con el empleado si decide irse a una empresa que ofrece un mejor salario o paquete de beneficios. Una vez que una compañía se entera de una separación voluntaria, se debe dar al empleado una lista de tareas para terminar de atar cualquier cabo suelto, controlar o restringir mensajes de correo electrónico de los empleados y apoderarse de los archivos virtuales y físicos del empleado antes de que pueda eliminar o llevárselos. El empleado debe recibir su cheque de pago final en su último día de trabajo.

Desertar

Cuando un empleado deserta, renuncia sin previo aviso o razón. En algunos casos, un empleado no puede simplemente aparecer en el trabajo o llegar a la propiedad de la empresa. En tal caso, la empresa debe tratar de llamar al empleado para saber más acerca de la situación. Si los gerentes no pueden comunicarse con el empleado, la empresa debe enviar tres cartas separadas en un intento de comunicar de inmediato el decomiso de los artículos en su puesto de trabajo, comenzar a analizar sus mensajes de correo electrónico y detener su pago. Si el empleado posee elementos que pertenezcan a la empresa, es posible que tenga que buscar la ayuda de la policía y los abogados para recuperarlos.

Consideraciones

En caso de despido o reducción de personal, es importante dejar que el empleado sepa si la separación es con o sin perjuicio de indicar si hay una posibilidad de que pueda tener su trabajo si está disponible. Los empleadores no deben utilizar tácticas de manipulación para hacer salir a un empleado en lugar de tener que despedirlo. El empleado puede percibir acciones tales como hostigamiento, discriminación o represalias, y las acciones puede ser ilegales en tu estado.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/BananaStock/Getty Images