Proceso de reclutamiento de personal

Escrito por Diana Wicks | Traducido por Natalia Navarro

Los empleados son el activo más importante para un negocio. Sirven para crear o promover la cultura de una organización, y afectan significativamente al éxito de un negocio. En tiempos de dificultades económicas, el coste de contratar a un personal ineficiente puede demostrar ser dañino para la rentabilidad de una organización. Un proceso de reclutamiento de personal efectivo y meticuloso requiere a un empleador que elija con cuidado a los empleados con más talento, que beneficiarán de manera positiva a la organización o el negocio.

Análisis de necesidades

Un análisis de necesidades inicia el proceso de reclutamiento de personal. Esta fase implica identificar un puesto vacante o crear uno para cumplir con nuevas necesidades que han surgido en la organización (puede ser un puesto de entrada, de nivel medio o de gestión a nivel superior). El empleador desarrolla entonces una descripción laboral que describe las tareas de este puesto. Criterios como las habilidades y las competencias, la experiencia, la edad y la educación que mejor sirven para el puesto también son identificados. Usando esta información, el empleador prepara un formulario de aplicación estándar para recopilar información proporcionada por los aplicantes, en adición a sus propios currículos. Entonces se anuncia la vacante.

Procesado

La fase de procesado implica mirar las aplicaciones y los currículos enviados por los posibles empleados. Esta fase ayuda al empleador a identificar a candidatos adecuados para la entrevista inicial, que puede realizarse por teléfono o cara a cara. La fase de procesado también implica la entrevista, en la que el empleador puede discutir la información proporcionada en la aplicación por el posible empleado, así como evaluar el carácter del candidato y las habilidades de comunicación. El empleador recopila datos a través de la toma de notas durante la entrevista.

Eliminación

El proceso de eliminación implica contrastar los datos recibidos durante las entrevista con las necesidades iniciales identificadas para el puesto vacante. Ésto habilita al empleador para disminuir la lista de aplicantes entrevistados y para elegir a la persona más cualificada del grupo. Aquí, las habilidades, las competencias, la experiencia educativa y el carácter se contrastan con la descripción del empleo. Los aplicantes que no cumplen los criterios clave son eliminados; los que sí los cumplen avanzan al proceso de selección.

Seleccionar

Seleccionar al candidato más adecuado implica hacer una segunda comprobación con las referencias proporcionadas. Las referencias ofrecen información acerca del carácter y las competencias del aplicante. Los empleadores también realizan comprobaciones de antecedentes para establecer registros criminales, como uso de drogas y delitos de conducción. Se puede realizar una entrevista final con el aplicante seleccionado, para discutir temas como el salario, las pagas y los programas de trabajo. El proceso de selección termina cuando el empleador ofrece el puesto vacante al candidato más cualificado.

Créditos de las fotos

  • Photos.com/Photos.com/Getty Images