Organización de la calidad total de todos los niveles de la administración

Escrito por Carolyn Gray | Traducido por Daniela Laura Arjones

La calidad total es un enfoque que trata de optimizar al máximo la calidad de las interacciones con los clientes. Esto se logra examinando la experiencia del cliente y procesos relacionados con los clientes para determinar cómo pueden ser mejorados. La calidad total implica también el establecimiento de criterios de medición y evaluación periódica de la ejecución de los procesos, productos y servicios centrados en el cliente.

Participación y receptividad

Para poder organizar un compromiso con la calidad total en toda la organización, todos los niveles de una empresa deben reconocer la necesidad de mejorar y estar dispuestos a cambiar. Para garantizar este compromiso, todos los empleados de la compañía deben ser educados acerca de la necesidad de mejora, lo que los empleados pueden hacer para mejorar la calidad y cómo se medirá. Los altos directivos pueden alentar a los empleados a sentirse entusiasmados con la iniciativa, mostrando su propio entusiasmo por ella. Una empresa debe establecer objetivos específicos de calidad, tales como determinar cuántos defectos son admisibles en un proceso de fabricación. Para lograr el compromiso en curso, el esfuerzo de calidad debe centrarse en la consecución de un éxito temprano.

Receptividad

Las ventajas de la construcción de una organización de calidad total es que ayuda a que una empresa siga siendo competitiva en el mercado, mejore la eficiencia y siga siendo rentable. También puede mejorar la moral y la retención de clientes, ya que los empleados se sentirán orgullosos de su trabajo.

Diseño

Para organizarse por la calidad, una empresa debe adoptar las normas de alta calidad, asignando a alguien la responsabilidad de coordinar los esfuerzos de calidad y formar un equipo con representantes de cada departamento para centrarse en objetivos de calidad. El impacto de todas las prácticas de los clientes debe ser revisado para determinar si pueden ser simplificado y hecho más sensible a las necesidades del cliente. Al menos una vez al año, los clientes deben ser encuestados por sus opiniones sobre la calidad y recomendaciones para la mejora de las relaciones con los clientes. Estos resultados deben ser compartidos con todos los empleados.

Precaución

Las empresas no deben asumir que un enfoque de gestión de calidad disponible logrará satisfacer sus necesidades. Cada empresa y su actual nivel de calidad varía. La mejora de la calidad debe ser vista como un esfuerzo continuo.

Créditos de las fotos

  • Ryan McVay/Photodisc/Getty Images