Objetivos del servicio para un restaurante

Escrito por Elizabeth Smith | Traducido por Javier Enrique Rojahelis Busto

El servicio es la piedra angular de todos los restaurantes, incluso cuando la comida es mediocre, un servicio estupendo puede crear una experiencia positiva en general. Un mesero bien entrenado sabe cómo manejarse en situaciones de pedidos incorrectos, ofreciendo a los clientes insatisfechos una sonrisa y una actitud servicial. Mediante la capacitación de los meseros para proporcionar un servicio atento y positivo, puedes aumentar las ganancias y crear un ambiente agradable.

Calidad

Cuando se trata de servicio, el objetivo principal de un restaurante es brindar un servicio de alta calidad en un estilo que está en consonancia con el tipo de negocio y con la clientela. Dependiendo del restaurante, la definición de la calidad puede ser diferente. Para un restaurante de gama alta, el personal podría tratar de hacer que los comensales se sientan como clientes VIP (sigla inglesa de "persona muy importante") tratándolos formalmente, mientras que en un restaurante de estilo familiar, los meseros pueden bromear para que los clientes se sientan como en casa. Para ofrecer un servicio de calidad, el personal debe tener un conocimiento completo del restaurante, desde la atmósfera hasta las diferencias de precios.

Precisión

Después de que un cliente realiza un pedido, se espera que llegue lo especificado, de modo que cualquier error será un mal reflejo del restaurante. Los meseros deben ser muy perceptivos y acercarse a cada mesa con las herramientas que necesitan para recoger las órdenes precisas de los clientes: lápiz, libreta, dispositivos digitales de pedidos o una gran memoria. La precisión es especialmente importante para los comensales que tienen alergias o intolerancias alimentarias, ya que los errores podrían causar un problema de salud grave.

Velocidad y manejo del tiempo

El manejo del tiempo es una parte crucial del servicio de un restaurante, de modo que los meseros deben ser capaces de vigilar a los comensales y el tiempo de la llegada de los platos para que los clientes no tengan que esperar mucho tiempo ni sentir apurados. Para obtener el tiempo correcto, instruye a tus meseros para que mantengan vigiladas sus mesas para tener una idea de cuándo los clientes están listos para el próximo platillo. Ellos deben ser capaces de anticipar cuando un cliente va a necesitar algo y aparecer en el momento adecuado, no cuando el cliente tenga la boca llena de comida.

Actitud

La actitud de un empleado tiene un fuerte impacto en la experiencia del cliente en un restaurante. Si tu personal se acerca a cada situación con una actitud positiva y servicial, será capaz de crear una atmósfera agradable, incluso cuando se produzcan problemas. Los empleados del comedor son a menudo los únicos miembros del personal del restaurante con los que un cliente interactúa en una visita. Ellos hacen que los clientes se sientan bienvenidos, dan recomendaciones alimentarias, hacen bromas y pueden hacer que los comensales sean infelices o felices. Aunque los meseros no son responsables de la calidad de la comida, tienen que pedir disculpas por los errores y apaciguar a los clientes. En muchos casos, la actitud de un mesero puede ser la diferencia entre una experiencia de usuario positiva y negativa.

Convencer al cliente para que gaste más

La mayoría de los restaurantes animan a su personal para que aumenten las ventas de productos con el fin de aumentar el tamaño de cada cheque. Los meseros pueden hacer que el cliente gaste más en una variedad de formas, sugiriendo opciones más caras, proponiendo un menú especial o sugiriendo opciones adicionales que mejorarán la experiencia del cliente en el comedor. La clave para hacer que el cliente gaste más es hacerlo de una manera que no moleste al comensal, de modo que los meseros deben estar sumamente capacitados para hacer que sus tácticas de venta se perciban como un servicio atento y amable.

Créditos de las fotos

  • Comstock/Comstock/Getty Images