Metas y objetivos en la planificación de un restaurante

Escrito por Miki Markovich | Traducido por Javier Enrique Rojahelis Busto
    La definición de las metas y objetivos en el plan de negocio de tu restaurante te dará los pasos para lograr el éxito.

    La definición de las metas y objetivos en el plan de negocio de tu restaurante te dará los pasos para lograr el éxito.

    Como propietario de un restaurante, tus metas y objetivos deben estar vinculados al establecimiento de tu misión y tus valores. Asegúrate de que las metas y los objetivos sean específicos, medibles, alcanzables, realistas y oportunos. Esto te proporcionará un plan a seguir y la capacidad de reconocer el punto para alcanzar el éxito. No es necesario establecer metas para cada aspecto de tu negocio de restaurante, pero es importante que te centres en los elementos clave. Actualiza tus metas y objetivos cuando sea necesario, ya que los planes de negocio se vuelven anticuados con el tiempo. Los objetivos establecidos para el primer año de actividad deben variar de las metas y objetivos que te plantees a los tres años o 10 años de tu negocio. Haz que tu equipo se sienta entusiasmado con la consecución de estos objetivos mediante la inclusión del mismo en la planificación.

    Marketing

    El marketing es fundamental para mantener el funcionamiento de un restaurante. Es importante mantener tu base de clientes existente y al mismo hacer crecer el restaurante atrayendo a nuevos comensales. Un ejemplo de un objetivo de marketing podría ser atraer a nuevos comensales de un barrio en particular. Los objetivos pueden incluir el uso de las redes sociales para participar en las conversaciones de los comensales potenciales acerca de la comida, acompañar las actividades de verano vecinales que planea el comité y enviar un anuncio publicitario invitando a la gente directamente desde el barrio para que pruebe un aperitivo gratuito.

    Gastos

    Los gastos son un motivo de gran preocupación para cualquier dueño de negocio. Sin embargo, en el negocio de los restaurantes, los gastos innecesarios, tales como los residuos de alimentos, el exceso de trabajo y las necesidades de alto precio pueden conducir a una caída considerable en las ganancias. Al establecer la metas para mantener los gastos en línea, debes tener en cuenta las áreas de trabajo, la comida, los gastos generales y la retención del equipo de empleados. Un ejemplo de una meta podría ser mantener los costos de alimentos en menos del 40 por ciento de todos los ingresos. Los objetivos podría concentrarse luego en tener una baja cantidad de residuos de alimentos, la búsqueda de proveedores de alimentos asequibles y maximizar los recursos.

    Ingresos

    Los objetivos de ingresos son importantes, ya que el dinero es el motor de la empresa. Un ejemplo de un objetivo de ingresos podría ser una media de ventas en un rango determinado -entre US$250.000 y US$300.000 por ejemplo- para los primeros tres años. Para escribir tus objetivos, considera calcular la cantidad de ingresos que se necesitan cada mes para alcanzar este objetivo. También considera si hay meses o semanas más ocupadas que otras. Tal vez tu empresa incrementa sus ganancias durante la temporada de vacaciones, cuando la gente está muy animada y tiene menos tiempo para cocinar. A continuación, descompón eso por la cantidad de unidades comidas que deben ser vendidas cada semana y cada día. Ten en cuenta la cantidad de gente en tu comedor. Si es más probable que tengas el local lleno los fines de semana, las metas de ingresos para estos días deben ser más altas que durante la semana. Un objetivo puede ser: "vamos a maximizar las ventas de postres de lunes a viernes, incluyendo un menú especial de dos platos".

    Servicio

    Un excelente servicio emparejado con comida de calidad es un plan base para hacer que los comensales vuelvan. Un ejemplo de un objetivo de servicio de restaurante podría ser el ofrecer el mejor servicio de comedor que ningún restaurante de la zona. Los objetivos entonces deberían definir lo que esta experiencia tendría que ser. Tal vez los comensales deberían ser recibidos dentro de un máximo de dos minutos en la entrada y sentarse dentro de 10 minutos. Los objetivos también pueden incluir un mandamiento de que los comensales tienen que recibir el agua y el pan en sus mesas a más tardar cinco minutos después de estar sentados.

    Créditos de las fotos

    • Thinkstock/Comstock/Getty Images