Mercado objetivo o cliente objetivo

Escrito por Lynda Moultry Belcher | Traducido por Sofía Bottinelli
Cuando se trata de la comercialización de tu empresa, todo se resume a definir el objetivo.

Cuando se trata de la comercialización de tu empresa, todo se resume a definir el objetivo.

Cuando se trata de la comercialización de tu empresa, todo se resume a la definición de tu objetivo. Después de todo, quieres estar seguro que los clientes están aprovechando tus productos o servicios, pero ellos tienen que saber qué es lo que ofreces antes que puedan comprarlo. Hay una clara diferencia, sin embargo, entre el cliente y mercado al que apuntas. Uno de ellos es un poco más amplio que el otro, por lo que ayuda entender la diferencia al hacer tus planes de comercialización.

Mercado buscado

Un mercado objetivo es un grupo más amplio de potenciales clientes definido por segmentos. Por ejemplo, para tu negocio, un mercado objetivo podría ser las personas de entre 18 y 34 años de edad o con un determinado nivel de ingresos. Este es el grupo que es más probable que compre el producto que tu empresa tiene para ofrecer. Es posible que el mercado objetivo deba desglosarse a un cliente objetivo específico si decides personalizar tus esfuerzos de comercialización.

Cliente objetivo

Según Entrepreneur.com., un cliente objetivo es la persona que has identificado como la más propensa a comprar tus productos. Se trata de una porción mucho más segmentada de tu mercado objetivo, ya que has identificado algunos aspectos de este individuo. Estos componentes pueden incluir una edad específica en lugar de un rango de edad, un nivel específico de ingresos frente a una gran franja de tipos de ingresos y las razones por las cuales estos clientes son más propensos a comprar tus productos.

Procedimientos

A veces, tus modalidades de comercialización pueden superponerse en el intento de llegar a tu mercado objetivo frente a tu cliente objetivo. Por ejemplo, si uno de tus principales métodos de comercialización es el correo directo, al dirigirte a un determinado código postal de tu ciudad, estás enviando un anuncio publicitario para tu cliente objetivo en cada hogar al que llegas y, también, a tu mercado objetivo en términos de la demografía de la zona que has elegido para tus correos. Sin embargo, en algunos casos, tus métodos de comercialización pueden diferir para cada uno. Por ejemplo, puedes ofrecer descuentos especiales por correo electrónico a tus clientes objetivo si has capturado la información específica sobre las personas. Sin embargo, no le envías ofertas especiales a tu público objetivo en general debido a la amplitud de este grupo.

Consideraciones

Finalmente, tu plan de comercialización debe cubrir ambos objetivos, el mercado y los clientes. Cuanto más amplio el alcance de tus esfuerzos de comercialización, más probable es que atraigas suficientes clientes potenciales que aprovechen tus servicios. Por otra parte, cuanto más diversos sean tus esfuerzos de comercialización, más puedes elevar el nivel de visibilidad como empresa. Después de todo, al tener un público objetivo, el aumento de la visibilidad significa que puedes llegar a los que están afuera de ese mercado también.

Créditos de las fotos

  • Stockbyte/Stockbyte/Getty Images