Maneras de mejorar la calidad, la productividad y el tiempo de procesamiento

Escrito por Chris Joseph | Traducido por Enrique Pereira Vivas

    El logro de una alta productividad en las pequeñas empresas normalmente implica sacar el máximo provecho de los recursos limitados, tales como mano de obra o materiales. Un reto para los dueños de negocios es descubrir las formas de aumentar la productividad y mantener los altos niveles de calidad. Una variedad de métodos están disponibles para lograr esto, incluyendo la motivación y la capacitación de tus trabajadores y la racionalización de los procesos de producción, o incluso cambiarlos si es necesario.

    Empoderar a los trabajadores

    Tus trabajadores son los que están inmersos en tus procesos de producción sobre una base diaria, por lo que debes darles la posibilidad de desarrollar ideas para mejorar. Deja que tus trabajadores detallen sus actividades de trabajo y lleven a cabo un análisis. Una vez que tomen una mirada más cercana a la forma en que gastan su tiempo, pueden recomendar maneras de realizar un proceso más rápido y eliminar los residuos.

    Eliminar los procesos sin valor

    Entre un tercio y dos tercios de las tareas de los empleados pueden ser innecesarias o agregar poco o ningún valor. Algunos trabajadores pueden realizar tareas repetitivas o que se superponen, lo cual disminuye la productividad general. Analiza los procesos de trabajo para eliminar tareas innecesarias como las que se hacen de nuevo, las que vuelven a entrar o las que se vuelven a probar.

    Mejorar la formación

    Una formación inadecuada puede ser la causa de la deficiente calidad de tus productos y también puede afectar negativamente el tiempo de producción. Invertir en la formación adecuada para los nuevos empleados puede eliminar costosos errores y garantizar que el trabajo se haga bien a la primera vez. Esto también puede reducir la necesidad de procedimientos de control de calidad y mejorar la velocidad de tu proceso de producción. Considera la posibilidad de designar a una persona como entrenador, preferiblemente alguien con experiencia y conocimientos en el proceso de producción.

    Establecer metas

    Establece objetivos de productividad y calidad y átalos a los incentivos. Las metas pueden ayudar a tus trabajadores a mantener la concentración, lo cual puede aumentar la velocidad o eliminar errores. Los objetivos deben ser específicos y mesurables, tales como el aumento de la producción por trabajador en cinco unidades por día al mantener un estándar de calidad del 98 por ciento. Los incentivos para la consecución de los objetivos podrían incluir el dinero, el tiempo libre o el reconocimiento.

    Implementar cambios graduales

    Si necesitas hacer cambios en tus procesos de producción, ponlos en práctica poco a poco, cambiando un aspecto del proceso a la vez. Los rápidos cambios al por mayor pueden frustrar a tus empleados o hacer que teman que no van a ser capaces de adaptarse. Un cambio brusco también puede reducir significativamente la productividad debido al efecto de la "curva de aprendizaje".

    Créditos de las fotos

    • Ciaran Griffin/Lifesize/Getty Images