Los requisitos para dirigir un restaurante

Escrito por Tom Ryan | Traducido por Joaquin Manes Rossi

Si nunca has trabajado en un restaurante, deberías hacerlo antes de abrir el tuyo. La experiencia que se obtiene al trabajar en un restaurante es sólo uno de los requisitos necesarios para dirigir con éxito tu propio restaurante; la visión para los negocios, las habilidades interpersonales y un don para encontrar y retener a los buenos empleados también ayuda. Cuando tengas estas habilidades y te sientas confiado en tu capacidad para navegar por los altibajos de ser dueño de un restaurante, podrías estar listo para probar tu suerte en la industria.

Dotación de personal

Dotar tu restaurante con trabajadores confiables y buenos puede ser difícil, especialmente si vives en una zona afectada por los cambios estacionales. Por ejemplo, si tu restaurante hace la mayor parte de su actividad en el verano, es posible que tengas dificultades para retener a los miembros del personal con más talento durante la temporada de invierno. Ya sea el personal del área pública como los camareros o el de trastienda como los cocineros, tus empleados deben ser capaces de trabajar de forma independiente y a la vez funcionar como un equipo. Este es un aspecto en el que la experiencia previa en un restaurante es muy práctica: puedes ser capaz de identificar mejor a los empleados con potencial y los que no lo tienen.

Comunicación

Cualquiera que trabaje en la industria de los restaurantes debe ser experto en la comunicación interpersonal, especialmente si eres un propietario o gerente. Debes ser capaz de comunicarte no sólo con tu personal, sino también con los clientes. Cuando eres el jefe, eres la última línea de defensa cuando las cosas van mal; esto significa que cuando los clientes insatisfechos quieren hablar con el gerente, estás a cargo de suavizar las cosas. Mantener la cabeza fría es clave, como lo es la identificación de lo que la gente quiere y necesita, incluso cuando no están dispuestos a decírtelo.

Conocimiento del negocio

Los restaurantes son caros de mantener y con frecuencia impredecibles. Los costos cambiantes de los alimentos y un personal para mantener la pesada carga de trabajo reducen tus márgenes de ganancia, y si no te puedes adaptar, fallarás. De acuerdo a un estudio de la Universidad de Cornell y el estado de Michigan, según lo informado por el San Francisco Chronicle, el 25 por ciento de todos los nuevos restaurantes en EE.UU. fracasan en el primer año. Después de tres años, el 50 por ciento fallan, y después de 10 años, el 70 por ciento fracasan. Si no estás seguro de tu capacidad de hacer cálculos sobre una base diaria, reconsidera tu decisión de dirigir un restaurante.

Experiencia

Si quieres tener éxito en dirigir un restaurante, primero necesitas trabajar en uno. Sin importar lo atractivo que suene dirigir un restaurante, puedes no estar preparado para las realidades de la tarea a menos que trabajes en el de otra persona y obtengas un poco de experiencia. Esto te permite ver la industria desde cerca y de arriba a abajo: cuando lo haces, puedes ver a lo que se enfrentan otros dueños y gerentes todos los días y decidir si esta industria se ajusta a o no a tus deseos, necesidades y pasiones.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Photos.com/Getty Images