Los puntos negativos del marketing indirecto

Escrito por Diana Wicks | Traducido por Cesar Moreno

Debido a la falta de popularidad y las deficiencias de algunas de las estrategias de marketing directo, es posible que desees adoptar estrategias de marketing indirecto, como el cupón por correo, las ferias comerciales y las relaciones públicas. El marketing indirecto involucra técnicas menos agresivas, por lo que, por ejemplo puedes conseguir la atención de clientes objetivo a través de blogs, participando en talleres, dando libros electrónicos gratis, realizando llamadas al azar y dirigiendo la cantidad de visitas a través de sitios de medios sociales en línea. Sin embargo, los métodos indirectos, también tienen sus desventajas y pueden provocar la insatisfacción del cliente o la intolerancia si se aplican de manera no deseada.

Falta de atención

Una de las desventajas de usar el marketing indirecto es que cuando las personas acceden a los sitios de medios sociales, por lo general quieren hablar con amigos o compañeros de trabajo y no comprar nada. El marketing de contenidos no logra su finalidad, al no despertar el interés o la atención de tu producto. Sin embargo, con el marketing indirecto, usualmente no se trabaja para impulsar tus productos o servicios a los clientes potenciales. Según Shashank Nigam, director ejecutivo de SimpliFlying, lo que transmites indirectamente tendrá un efecto en los negocios por lo que debes cultivar una imagen positiva para competir.

Costo

Si estás utilizando periódicos, revistas o publicidad en línea, puede ser muy costoso para tu negocio ya que tienes que pagar al sitio web para que aparezca tu anuncio. Puedes pagar un montón de dinero por el uso del sitio web que pueden significar pérdidas si la gente a la que anuncias no ve tu producto. En el largo plazo, esto arruina los planes que tienes de conseguir más clientes, sobre todo si diriges una pequeña o mediana empresa.

Habilidades requeridas

Dado que el marketing indirecto es crucial y al mismo tiempo difícil, se requiere un alto grado de habilidad para lograr resultados positivos. Por ejemplo, cuando se trabaja en línea, tienes que estar familiarizado con las técnicas adecuadas de optimización de motores de búsqueda para beneficiarte de las visitas a tu página web. Si careces de tales habilidades, es posible que tengas que pagar a un profesional para que preste el servicio.

Demasiado lento

El marketing indirecto exige un gran nivel de paciencia al dueño del negocio, ya que es lento en comparación con el marketing directo. Por ejemplo, un abogado que utiliza su honestidad para ganar clientes desarrollará una base de clientes en forma gradual que un abogado que anuncia sus competencias y servicios en televisión. El primero tendrá que construir una reputación basada en el boca a boca y la buena voluntad de sus clientes, mientras que el último puede ganar dinero rápidamente e invertir en más oficinas y empleados. A veces, el tiempo de espera puede llevar a la desilusión por la falta de resultados tangibles.

Créditos de las fotos

  • Digital Vision./Photodisc/Getty Images