Los puntos clave para la administración de un restaurante

Escrito por Jonathan Lister | Traducido por María J. Caballero
Los puntos clave en la realización de estas funciones se reducen a las interacciones con los clientes y empleados.

Los puntos clave en la realización de estas funciones se reducen a las interacciones con los clientes y empleados.

Un gerente general de restaurante tiene muchos deberes que realizar durante un turno. Los puntos clave en la realización de estas funciones se reducen a las interacciones con los clientes y empleados. Un gerente general eficaz puede equilibrar estos dos elementos para dar a los clientes la mejor experiencia culinaria posible mientras que al mismo tiempo se hace responsable de los servidores y otro personal del restaurante.

Manteniendo el inventario adecuado

Parte de tus funciones como gerente general para un restaurante consiste en colocar una serie de pedidos de productos, incluidas las bebidas alcohólicas, las pajillas, los cubiertos para llevar y los productos alimenticios. La coordinación con el líder de tu departamento -un jefe de camareros, barman o jefe de cocina- es crucial para obtener la información correcta acerca de lo que los clientes están comprando para que puedas pedir la cantidad correcta de inventario para mantener el suministro del restaurante. Si se agota el inventario en un concurrido sábado por la noche puedes dañar tu reputación con los clientes.

Planificación del personal adecuado

Mantener los niveles adecuados de personal para una noche determinada es tan importante como los miembros del personal que programas. Tus empleados de servicio en particular, incluyendo los servidores, los ayudantes de camarero y el personal de acogida, pueden dictar el flujo de tu comedor y permitir que la noche se desarrolle sin problemas o descender a la desorganización. Tu trabajo como director general es conocer los puntos fuertes y débiles de tu personal de servicio y asignar secciones o funciones para destacar los puntos fuertes y mitigar las debilidades. Esto permite que los clientes reciban la mejor experiencia posible mientras mantienes tu restaurante funcionando bien.

La aplicación de las normas

Como gerente general, eres responsable de establecer las políticas de restaurantes para el buen desarrollo y la aplicación de esas políticas cuando los empleados no están a la altura de las expectativas. Disciplinar a los empleados que rutinariamente violan ciertas reglas del restaurante es desagradable, pero hacerlo ayuda a mantener tu autoridad en el restaurante y le comunica a los demás empleados que te tomas en serio estas políticas. Quitar a los empleados que no pueden cumplir con las expectativas de tu personal del restaurante te da la oportunidad de traer a nuevos trabajadores que pueden ser más adecuados para el entorno de trabajo.

La interacción con los clientes

La presencia empresarial en el comedor hace que los clientes se sientan más seguros y te permite abordar los problemas en las mesas rápidamente. Al saludar a cada mesa en un punto determinado de la comida, puedes medir el número de personas en cada mesa que están disfrutando de la experiencia de comer y si ha surgido algún problema. Solucionar cualquier problema antes de que estos temas se conviertan en quejas y solicitudes de reembolso es clave para mantener una experiencia positiva para los comensales y asegurarse de que estos clientes vuelvan al restaurante.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images