Los objetivos de algunos indicadores clave del desempeño

Escrito por R.L. Cultrona | Traducido por Rubén Moreno

Los indicadores clave de desempeño (o KPI por sus siglas en inglés, Key Performance Indicators) son una serie de mediciones sobre cómo un negocio avanza en el medio y largo plazo. Los administradores de operaciones utilizan estos indicadores para darse cuenta cómo se están desenvolviendo y qué pueden hacer para hacer que el negocio opere mejor en todas las áreas. Los inversores también los utilizan cuando están tomando decisiones sobre los prospectos de una compañía para el éxito futuro.

Aspectos clave

El primer objetivo al diseñar un KPI es determinar qué aspectos de tu negocio son "clave". Estos aspectos incluyen todo aquello que permitan a tu negocio ganar una ventaja competitiva sobre otros en el mismo mercado. Los indicadores deben estar relacionados únicamente a los aspectos del negocio que le ayuden a tener éxito. Por ejemplo, el porcentaje de asistencia de un departamento es algo que puede medir, pero no es algo que haga o frustre el éxito de la compañía. Por otro lado, las ventas comparativas año tras año para una tienda al minoreo indican si el negocio está creciendo o reduciéndose.

Desempeño

El objetivo para la sección de "desempeño" de un KPI es encontrar acciones y eventos que el negocio pueda identificar claramente, así como medir y cuantificar, en los cuáles la compañía o sus empleados puedan influir. Es sencillo encontrar métricas que afectan tu negocio, tales como el porcentaje ocupado por los costos, pero dado que no puedes controlar cuánto cuestan las cosas, no puedes utilizar esto como uno de tus KPI. En lugar de ello, un KPI estaría relacionado con la capacidad de encontrar el artículo de menor costo sin dejar de lado la calidad para tus consumidores.

Indicadores

Un "indicador" debe ser una métrica que ayude a predecir resultados futuros. Muchas métricas distintas son registradas y guardadas por motivos históricos. Por ejemplo, tu reporte de cuentas por saldar de los clientes puede ser un buen medidor de cuánto tiempo tardas en recuperar una deuda, pero no tiene influencia en qué tan bien le va a la compañía en el futuro. Para esto, quizá puedas analizar estadísticas tales como las ventas por mes, utilizando un registro histórico como guía. Por ejemplo, si tu compañía siempre ha logrado cierto nivel de ventas en el mes de noviembre, el objetivo de un KPI puede ser determinar qué nivel quieres alcanzar basándote en tus resultados históricos.

Créditos de las fotos

  • Agri Press/Lifesize/Getty Images