Los efectos de la globalización económica en los países en desarrollo

Escrito por Angie Mohr | Traducido por Rafael Ernesto Díaz

La globalización financiera e industrial está aumentando considerablemente y está creando nuevas oportunidades para los países industrializados y los en vía de desarrollo. El mayor impacto ha sido en los países en desarrollo, que ahora son capaces de atraer a inversores y al capital extranjero. Esto ha producido efectos positivos y negativos en esos países.

Mejor nivel de vida

La globalización económica le da a los gobiernos de los países en desarrollo acceso a los préstamos extranjeros. Cuando se utilizan estos fondos en infraestructura, como carreteras, sanidad, educación y servicios sociales, el nivel de vida en el país aumenta. Sin embargo, si el dinero se utiliza de manera selectiva, no todos los ciudadanos participan en los beneficios.

Acceso a nuevos mercados

La globalización conduce a un comercio más libre entre los países. Este es uno de sus mayores beneficios para los países en desarrollo. Las industrias locales ven caer las barreras comerciales y tienen acceso a un mercado internacional mucho más amplio. El crecimiento que esto genera le permite a las empresas desarrollar nuevas tecnologías y producir nuevos productos y servicios.

Ampliación de la disparidad en los ingresos

Si bien el influjo de empresas y de capital extranjero crea una reducción del desempleo y de la pobreza en general, también puede aumentar la brecha salarial entre los que están instruidos y los que no. A largo plazo, los niveles de educación aumentarán a medida que la salud financiera de desarrollo de los países en desarrollo mejore, pero en el corto plazo, algunos sectores pobres serán más pobres. No todo el mundo participará en la elevación del nivel de vida.

Disminución del empleo

La llegada de empresas extranjeras a los países en desarrollo aumenta el empleo en muchos sectores, especialmente para los trabajadores calificados. Sin embargo, las mejoras en la tecnología vienen con los nuevos negocios y esa tecnología se extiende a las empresas nacionales. La automatización en los sectores manufactureros y agrícolas reduce la necesidad de mano de obra no calificada y el desempleo aumenta en dichos sectores. Si no hay infraestructura para ayudar a instruir a los desempleados por la economía globalizada, los servicios sociales en el país pueden llegar a debilitarse al tratar de hacerse cargo de la nueva clase marginal.

Créditos de las fotos