Los efectos de la discriminación de género en el lugar de trabajo

Escrito por Samantha Gluck | Traducido por Paula Ximena Cassiraga

De acuerdo con TNS Research Surveys, el 68 por ciento de las mujeres encuestadas creen que la discriminación de género existe en el lugar de trabajo. Las leyes federales protegen a las mujeres y otras minorías de la discriminación en el trabajo. La Ley de Igualdad Salarial de 1963 terminó con la práctica de pagarle más a los hombres que a las mujeres por los mismos trabajos y tareas. En 1964, la Ley de Derechos Civiles extendió esta protección a otras minorías. A pesar de estas protecciones, muchas mujeres siguen sintiendo que la discriminación en base al género es un problema en algunas empresas.

Pérdida de la productividad

Las víctimas de la discriminación de género pierden la motivación y la moral necesaria para realizar sus trabajos efectivamente. De acuerdo con un reporte escrito por Jodi L. Jacobson del Instituto WorldWatch, los prejuicios de género también llevan a la pérdida de la productividad. Cosas que podrían llevar a la pérdida de moral y motivación podrían incluir bromas sobre el género de un empleador que impliquen inferioridad, bromas ofensivas sobre la naturaleza sugestiva o sexual y bromas que impliquen que el trabajo de un empleado está por debajo de la media debido a su género. Las leyes federales prohiben este tipo de acoso en el lugar de trabajo, así provenga de superiores o compañeros de trabajo.

Ascensos

Los estereotipos en cuanto al género pueden hacer que los supervisores realicen la práctica ilegal de no ascender a una persona debido a su género. Si bien esto puede suceder con ambos géneros, los supervisores suelen no ascender a las mujeres debido a nociones preconcebidas de sus roles y habiliaddes. Por ejemplo, un jefe de bomberos puede no ascender repetidas veces a una mujer bombero debido a un resentimiento derivado de la postulación de las mujeres a la fuerza o debido a una creencia de que los hombres rinden mejor inherentemente en esos puestos. Los supervisores podrían no ascender a hombres calificados en industrias que emplean un gran porcentaje de mujeres en comparación con hombres, como los puestos de enseñanza o aquellas industrias que implican el cuidado de niños.

Responsabilidades familiares

Las mujeres que tienen hijos pequeños en casa podrían experimentar un rechazo cuando se entrevistan debido a las responsabilidades familiares. Aunque la ley le prohibe a un futuro empleador preguntar directamente por las responsabilidades familiares, suele surgir durante el proceso de entrevistas de cualquier manera. Esto podría hacer que el administrador de contrataciones saltee a un candidato femenino calificado porque siente que estará dividido entre su casa y las responsabilidades laborales. Si una mujer logra el puesto, su supervisor puede ver su expendiente laboral para ver si tiene hijos asegurados u otros beneficios. Luego, él podría optar por darle menos responsabilidades o asignarle tareas domésticas que no encajan con su descripción laboral. Aunque es ilegal,esta práctica sigue existiendo en las oficinas de hoy en día.

Destrucción

Aquellos discriminados podrían sentir un fuerte resentimiento y la pérdida de la valoración personal que podrían recurrir a la destrucción como manera de vengarse del empleador o compañero de trabajo discriminador. La destrucción puede manifestarse como violencia física contra los demás, destrucción de propiedad o propagación de rumores maliciosos sobre gente de la compañía y la empresa misma.

Créditos de las fotos

  • gender simbol image by Nataliya Galkina from Fotolia.com