Los criterios para capitalizar arrendamientos

Escrito por Hunkar Ozyasar | Traducido por Juan Manuel Rodriguez

Las empresas que utilizan equipos caros, como grandes flotas de camiones o maquinaria industrial pesada a menudo alquilan sus equipos. A diferencia de un contrato de arrendamiento ordinario, sin embargo, estos arrendamientos industriales suelen ofrecer la opción de comprar el equipo a la expiración de dicho contrato. Los términos exactos del acuerdo determinan si el arrendatario puede tratar los pagos de arrendamiento como gastos o ingresos hacia una compra. La última práctica se conoce como capitalización del arrendamiento.

Transferencia de propiedad

El primer requisito para la capitalización de un contrato de arrendamiento es que el contrato mande o proporcione la opción de que el arrendatario asuma la propiedad del activo al final del plazo del arrendamiento. Los alquileres industriales suelen contener una disposición de este tipo, ya que suelen ser un paso hacia la plena propiedad en lugar de los contratos tradicionales. Una empresa de construcción puede alquilar una grúa durante tres años, por ejemplo, y retener la opción de comprar la grúa al final del tercer año. Esta opción proporciona una gran flexibilidad, haciendo el alquiler de una grúa superior a una compra directa. En caso de que el mercado inmobiliario sufra cambios drásticos y la constructora necesite grúas más pequeñas dentro de tres años, se puede optar por no asumir la propiedad de la grúa.

Opción de compra de promoción

Si el contrato de arrendamiento manda la transferencia de la propiedad del activo al final del plazo del contrato, el arrendatario puede, sin más consideraciones, capitalizar el arrendamiento. Sin embargo, si hay una opción, pero no está obligado a asumir la propiedad, el precio al que se produce dicha transferencia de propiedad debe estar debajo del precio de mercado de los activos. En otras palabras, el arrendatario debe tener un incentivo económico para asumir la propiedad del activo. Esto hace que sea mucho más probable que el arrendatario opte por comprar el activo y permita el tratamiento del arrendamiento como un gasto de capital.

Plazo de alquiler

Si el contrato de alquiler no impone la transferencia de la propiedad, ni contiene una opción de compra a precio, el arrendatario puede aún aprovechar el contrato si el plazo del arrendamiento cubre el 75% o más de la vida esperada del activo. Por ejemplo, si una grúa es arrendada por tres años y se espera que una grúa sea útil durante cuatro años, el arrendamiento puede ser capitalizado a medida que el plazo del arrendamiento sea exactamente el 75% de la vida del activo.

Valor presente

Si el valor actual de los pagos contractuales al comienzo del contrato de arrendamiento es igual o superior al 90% del valor del activo, el arrendatario puede capitalizar el arrendamiento, incluso si no hay una transferencia obligatoria de la propiedad, si el contrato no contiene una opción de compra en condiciones o si el plazo del arrendamiento es inferior al 75% de la vida del activo. La idea es que ceder esencialmente equivalga a una venta porque los pagos de arrendamiento son casi iguales a lo que el arrendatario habría pagado si hubiese adquirido el activo a crédito.

Activos especializados

El arrendatario puede capitalizar el arrendamiento si el activo es tan especializado que ningún consumidor que no sea el arrendatario puede usarlo, aunque ninguno de los criterios anteriores se cumplen. Un ejemplo de tal equipo es un activo que las piezas del motor selladas son compatibles sólo con los motores de un vehículo en particular.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Comstock/Getty Images