Los aspectos más difíciles de ser un gerente de restaurante

Escrito por Devra Gartenstein | Traducido por Javier Enrique Rojahelis Busto

Los gerentes de restaurantes son responsables de supervisar tanto la calidad de los alimentos como las operaciones del personal. Entre los aspectos más desafiantes de ser gerente de un restaurante están la capacitación y la motivación de los empleados para que cumplan sistemáticamente con las demandas del cliente. Esto implica proporcionar una supervisión adecuada en los protocolos de preparación de alimentos, incluyendo el entrenamiento de seguridad culinaria y alimentaria. Esto también involucra una función práctica en la creación de una cultura que valore y ofrezca un nivel de servicio al cliente apropiado para el tipo de comida que estás proporcionando.

Capacitación

Los empleados de un restaurante deben ser efectivamente capacitados para tener un conocimiento suficiente de los elementos del menú para responder a las preguntas de los clientes, y también para entender de modo satisfactorio el flujo de las operaciones con el fin de darle prioridad a una serie continua de tareas urgentes. La capacitación del personal del restaurante puede ser particularmente desafiante ya que las operaciones de servicio de alimentos tienden a ser de ritmo rápido, lo que hace difícil encontrar tiempo para conseguir empleados más veloces. Además, los estilos de aprendizaje varían, y el gerente de un restaurante rara vez tiene la oportunidad adecuada para entender con precisión lo que el empleado necesita para hacer su trabajo de manera eficaz antes de asignar al empleado a un cambio.

Rotación

Según Foodservice Warehouse, las tasas de rotación de empleados de restaurante promediaron más del 100 por ciento en 2007. Esto significa que un típico restaurante tiene que llenar cada posición individual al menos una vez durante un año. Esta afluencia continua de personal sin experiencia es un reto para los gerentes de restaurantes, ya que siempre hay miembros del personal que deben ser formados o todavía no han logrado ponerse al día. Como resultado, hay una tensión continua en los trabajadores con experiencia que llevan largo tiempo en el negocio, lo que crea una tensión adicional.

La imprevisibilidad

Las operaciones de un restaurante son impredecibles. No hay manera de saber de antemano exactamente cuánta gente va a comer en tu restaurante, o qué elementos del menú van a ser ordenados. La dotación de personal para una demanda imprevisible es un reto ya que si se dota al restaurante de personal excesivo eso aumenta los costos de operación, mientras que la falta de personal limita tu capacidad para satisfacer la demanda de los clientes. La alta rotación en la industria también crea incertidumbre, ya que hay empleados que abandonan su puesto repentinamente creando así un trabajo adicional y no anticipado para los empleados que permanecen en sus puestos.

Cultura

La industria de los restaurantes tiene una alta tasa de empleo de inmigrantes, en parte debido a los bajos salarios que la caracterizan y también debido a la universalidad de las habilidades culinarias que se necesitan. Tener empleados de diferentes culturas puede ser un desafío para un gerente de restaurante ya que las barreras lingüísticas pueden impedir la comunicación, especialmente en situaciones de capacitación. Además, pueden producirse tensiones entre los empleados debido a las diferencias culturales, de tal manera que se hace necesario resolver los conflictos y mantener la fluidez de las operaciones a pesar de los malentendidos interpersonales.

Créditos de las fotos

  • Goodshoot RF/Goodshoot/Getty Images