Ley laboral de la empleada doméstica

Escrito por Trudie Longren | Traducido por Lucrecia García

Los propietarios de pequeñas empresas pueden emplear trabajadores domésticos para proporcionar cuidado infantil, llevar a cabo las tareas del hogar y vivir en sus hogares. En Estados Unidos, los trabajadores domésticos han sido históricamente excluidos de las protecciones de las principales leyes laborales federales como el Acta de Estándares del Trabajo Justo, la Ley de Seguridad y Salud Laboral y la Ley Nacional de Relaciones. No obstante, existen algunas legislaciones para proteger a los trabajadores domésticos. Los trabajadores domésticos también disfrutan de protección en virtud de un tratado internacional.

Exclusiones de la ley federal

Los trabajadores domésticos no están incluidos en las leyes laborales principales de Estados Unidos, como el Acta de Relaciones de Trabajo Nacional, que otorga el derecho a la negociación colectiva. Además, la Acta de Estándares del Trabajo Justo específicamente excluye a los trabajadores domésticos de su pago de las normas de horas extras, mientras que una exclusión similar de las normas de seguridad y de salud y de la Ley de Seguridad y Salud de los deja vulnerables a las condiciones peligrosas en el lugar de trabajo. Las leyes federales que prohíben la discriminación son aplicables en general a los empleadores con varios empleados, por lo que leyes como la Ley de Derechos Civiles, el Acta de Discapacidad de estadounidenses, y la Discriminación por Edad en el Empleo no se aplican a los trabajadores domésticos.

Protección del estado

Nueva York promulgó una ley que garantiza el pago de horas extras de 1,5 veces el salario regular, define una jornada laboral de ocho horas, establece que se dé tres días pagos al cabo de un año de trabajo y permite un día de descanso cada semana de trabajo. A pesar de estas protecciones, muchas leyes estatales, como las leyes federales, excluyen a los trabajadores domésticos de las disposiciones que regulan las condiciones de trabajo.

Uniones

La negociación colectiva en la legislación de Estados Unidos, incluyendo el Acta de Relaciones de Trabajo Nacional de 1935, no contemplan a los sindicatos para los trabajadores domésticos. Sin embargo, varias asociaciones nacionales organizadas han surgido, entre ellas la Unión de Trabajadores Domésticos de Nueva York y la Alianza Nacional de Trabajadoras Domésticas. Estas organizaciones sensibilizan a los trabajadores domésticos acerca de sus derechos en el lugar de trabajo.

Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos

Estados Unidos ha ratificado el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y es por lo tanto responsable de cumplir con su obligación de prevenir la servidumbre forzosa y deficientes condiciones de trabajo y de respetar el derecho de reunión y de asociación. Algunas otras disposiciones del tratado se interpreta que amplían la protección a los trabajadores domésticos. Por ejemplo, las disposiciones relativas a la prohibición de la violencia doméstica y la obligación de permitir la libertad de movimiento son también relevantes para las condiciones laborales de los trabajadores domésticos.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images