Las ventajas de un sistema de comercialización vertical

Escrito por Brian Bass | Traducido por Enrique Pereira Vivas

    Un sistema de comercialización vertical o VMS (por sus siglas en inglés) es un sistema de negocio que tiene como objetivo lograr una mayor eficiencia y economías de escala. En el sistema de marketing vertical, las empresas independientes dentro de las industrias relacionadas trabajan juntas y eliminan los conflictos. Los sistemas horizontales de comercialización, por otro lado, representan acuerdos en diferentes industrias.

    Marketing horizontal y vertical

    En los sistemas convencionales de marketing, las empresas pueden operar en conflictos, ya que cada una de las empresas de la cadena de suministro tiene como objetivo maximizar sus beneficios a costa de las demás. Esto luego puede reducir los beneficios para todo el sector. Los sistemas de marketing vertical y horizontal ayudan a resolver este problema. En el sistema de marketing horizontal, los miembros del mismo nivel en la cadena de suministro se unen en alianzas o empresas conjuntas para perseguir una oportunidad de marketing.

    Sistema de marketing vertical

    El marketing vertical es una unión de fabricantes, mayoristas y minoristas en el proceso de producción y distribución. El VMS incluye la publicidad, las promociones y las relaciones públicas dentro de industrias diferente pero relacionadas. Este proceso permite a las empresas gestionar y coordinar diversas empresas formales o informales con el fin de obtener una mayor cuota de mercado. El propósito de un VMS es eliminar la competencia y el conflicto que se presenta típicamente en el sistema de marketing convencional. Esto conduce a una mayor eficiencia y reducción de costos de los productos, ya que las empresas ya no persiguen sus metas financieras individuales.

    Tipos de VMS

    Hay tres tipos principales de VMS: corporativos, administrados y contractuales. En el sistema corporativo, los componentes de la cadena de suministro pertenecen total o parcialmente a una empresa. La integración hacia adelante significa que una empresa productora es propietaria de la cadena minorista. Por otro lado, la integración hacia atrás se produce cuando una cadena de distribución posee la producción. Un sistema administrado implica que existe una empresa dominante que controla la producción y distribución y dicta las condiciones a los proveedores sin un acuerdo formal o propiedad. Con un VMS contractual, las compañías de producción independiente y distribución llegan a un acuerdo para integrar los recursos para su beneficio mutuo. Ejemplos de tales sistemas son las franquicias y las cooperativas.

    Beneficios

    La ventaja principal de VMS es que una gestión centralizada tiene control directo sobre todos los aspectos del negocio, anticipa los problemas y realiza los cambios necesarios para aumentar la eficiencia. Una buena comunicación y coordinación es crucial para el éxito de VMS, ya que estas organizaciones son más grandes y sus operaciones son más complejas. El VMS se aplica tanto a empresas grandes y pequeñas. Las pequeñas empresas se benefician del VMS mediante la construcción de una sólida relación con sus proveedores, distribuidores y minoristas. Una vez que estas pequeñas empresas crecen, pueden comenzar a hacer adquisiciones y a desarrollar sus propios sistemas de marketing verticales.

    Referencias

    Créditos de las fotos

    • Jupiterimages/Photos.com/Getty Images