Las ventajas de Six Sigma e ISO 9000 en la pequeña empresa

Escrito por John Lister | Traducido por Martin Santiago

ISO 9000 y Six Sigma son dos sistemas para medir y evaluar el proceso de gestión de calidad. Esta es la forma en que una empresa se asegura de que sus sistemas funcionan con precisión, de forma fiable y eficiente. Ambos sistemas pueden traer beneficios para una pequeña empresa, en función del presupuesto de la misma y las razones que tiene para la evaluación de sus sistemas.

Concepto de ISO 9000

ISO 9000 es una serie de normas elaboradas por la Organización Internacional de Normalización y administrada por el organismo nacional de normalización dentro de un país, tal como el Instituto Nacional Estadounidense de Normas. Las normas cubren los sistemas de gestión de calidad. 9001:2008 cubre las líneas generales de un sistema, mientras que otras normas de la serie cubren la aplicación de cuestiones específicas.

Ventajas de ISO 9000

Debido a que las normas ISO son ampliamente reconocidas y de gran prestigio, el cumplimiento de la norma ISO 9000 puede hacer que una empresa sea más atractiva para los potenciales socios de negocios. En algunos casos, los clientes pueden requerir que los proveedores cumplan la ISO 9000. La normalización puede reducir el número de ocasiones en que una empresa tiene que tener sus sistemas de calidad auditados. Las empresas que siguen los requisitos para obtener la certificación ISO 9000 suelen lograr mejores resultados en sus negocios, por ejemplo en términos de la utilización eficaz de los recursos. Existe cierto debate sobre si se trata de un efecto causal: es posible que las empresas más eficaces sean más propensas a buscar la certificación en primer lugar.

Concepto de Six Sigma

Six Sigma es un sistema diseñado para reducir errores en los procesos. Estos pueden incluir tanto la producción como la prestación de servicios. Las dos variantes principales de Six Sigma se pueden aplicar a cualquier elemento particular de un proceso. El primero, DMAIC, implica la definición de un problema, la medición del rendimiento actual, el análisis de los resultados, mejorar el proceso y control del proceso en el futuro. Una segunda variante, DMADV, tiene los mismos primeros tres pasos, con "mejorar" y "control" reemplazado por el diseño de un nuevo elemento en un sistema y luego verificando que el nuevo elemento funcione.

Ventajas de Six Sigma

Six Sigma puede ser una opción más asequible para las pequeñas empresas, ya que no es tan estandarizada como ISO 9000, es decir, hay disponible una amplia gama de servicios de verificación formal e informal. Six Sigma tiene una norma cuantitativa incorporada que puede hacer que medir el éxito sea más fácil para una empresa. La idea es que un proceso es Six Sigma si 99,99966 por ciento de sus resultados son los deseados, lo que significa 34 resultados "incorrectos" de cada 10 millones. La empresa es capaz de establecer su propia definición de un resultado, por ejemplo produciendo reproductores que se encuentran dentro de un tamaño determinado, o respondiendo a las llamadas telefónicas dentro de un determinado número de tonos.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images