Las ventajas de preparar un estado de flujo de efectivo por el método directo

Escrito por Randolf Saint-Leger | Traducido por Enrique Pereira Vivas

    El estado de flujos de efectivo es uno de los estados financieros en que los inversores confían para medir la solidez financiera de una empresa. El flujo de caja fuerte pone a la compañía en una buena posición para ampliar su negocio, invertir en nuevos proyectos y efectuar los pagos de dividendos a los accionistas. Una empresa tiene dos opciones para la forma en que se prepara el estado de flujos de efectivo: el método directo y el método indirecto. De los dos métodos, el método directo es el más fácil de comprender, ya que es sencillo.

    Estado de flujos de efectivo

    El estado de flujos de efectivo desglosa las fuentes de la empresa y los usos de efectivo en tres categorías: el flujo de efectivo de las actividades operativas, el flujo de efectivo de las actividades de inversión y el flujo de caja de las actividades de financiación. De los tres, el flujo de efectivo de las actividades operativas proporciona una evaluación de la posición de efectivo de la organización de su negocio principal. Un crecimiento o efectivo constante de las operaciones es una buena indicación de la viabilidad a largo plazo de la compañía. El efectivo de las actividades de inversión representa el efectivo de la inversión en planta, propiedades y equipo, disposición de bienes y ganancias y pérdidas de las inversiones. El flujo de efectivo de las actividades de financiación representa las fuentes y usos de efectivo de los préstamos bancarios, pagos de préstamos, deuda y capital y pago de dividendos.

    Método directo

    El método directo es una manera en que una empresa prepara su estado de flujo de efectivo para su presentación a los accionistas. Tanto los principios contables generalmente aceptados de EE.UU. (GAAP, por sus siglas en inglés) y las Normas Internacionales de Contabilidad (IAS, por sus siglas en inglés) recomiendan que las compañías presenten las actividades de explotación, utilizando el formato del método directo. Además, el método directo es sencillo y fácil de entender. Esencialmente, el método directo organiza todas las operaciones de la empresa y las resume en categorías semejantes a tomar un estado de cuenta bancario y el ordenamiento de los cheques, el tipo de factura pagada y los depósitos según las fuentes de ingreso. Por ejemplo, en las actividades de explotación, el método directo detalla el efectivo recaudado de los clientes, una entrada de efectivo y lista las salidas de efectivo tales como el alquiler pagado como números negativos para obtener dinero en efectivo de las operaciones.

    Método indirecto

    El método indirecto es un poco más difícil de entender. En esencia, presenta una conciliación entre el resultado contable de la acumulación neta con el efectivo de las actividades de explotación. La contabilidad devengada registra los ingresos y gastos cuando se producen independientemente del momento en que el efectivo cambie de manos. Por ejemplo, en la contabilidad devengada, una compañía registra una venta incluso si el cliente todavía tiene que pagar su factura. En el método indirecto, la empresa comienza con la utilidad neta, como aparece en la cuenta de resultados y ajusta los ingresos netos en valores devengados en vez de una base de efectivo. Por ejemplo, dado que la depreciación es un gasto no monetario, el método indirecto añade la cantidad a los ingresos netos. Un incremento en las cuentas por cobrar es un uso de dinero en efectivo porque, en esencia, la compañía está ofreciendo una mercancía a un cliente a crédito.

    Informes

    La mayoría de las empresas optan por informar del estado de flujos de efectivo por el método indirecto porque la contabilidad devengada proporciona una mejor medida de los flujos y reflujos de la actividad empresarial. Además, el método indirecto resulta menos complejo para los informes. Imagina una empresa como General Electric utilizando el método directo para preparar su estado de flujos de efectivo, que básicamente es como ir a través del estado bancario completo de la empresa. Sin embargo, las compañías pueden preparar el estado de flujo de efectivo utilizando el método directo con la conciliación con el método indirecto, como información complementaria.

    Créditos de las fotos

    • Dynamic Graphics/Dynamic Graphics Group/Getty Images