Las ventajas de las empresas orientadas a los productos

Escrito por Jennifer F. Bender | Traducido por Sofía Bottinelli

Una pequeña empresa puede decidir entre estar orientada al producto o al mercado. Una empresa orientada al producto centra sus esfuerzos en los productos como su fuerza. Una empresa orientada al mercado utiliza las estadísticas de mercado para determinar lo que los clientes desean comprar y luego se centra en los datos. Ambos métodos tienen ventajas y desventajas. Las pequeñas empresas tienden a utilizar el modelo de negocio orientado al producto debido a su enfoque en la calidad y el diseño.

Calidad

Una de las ventajas de un modelo de negocio orientado al producto es que permite a la empresa centrarse en la calidad del producto. Con el método orientado al producto, la pequeña empresa no está preocupada por lo que el cliente quiere comprar, o lo que el mercado dice que se va a vender en una determinada economía. En cambio, el único objetivo es crear un producto perfecto. La pequeña empresa puede centrar todo su dinero y esfuerzos en el diseño del producto para que funcione en lo específico.

Inversión en tecnología

Otra ventaja del modelo de negocio orientado al producto es que permite desarrollar una tecnología que luego puede utilizarse para una gama más amplia de productos. Un ejemplo de un negocio orientado al producto fue la creación del Walkman de Sony. Este dispositivo fue creado como un producto para ser vendido y no se basó en lo que los clientes querían en ese momento. El producto resultó exitoso y la tecnología fue utilizada por Sony para crear dispositivos de escucha de música adicionales.

Economías a escala

Una tercera ventaja es que las economías a escala pueden desarrollarse con más facilidad para este método de negocio. Las economías a escala acarrean factores que pueden reducir el costo de producción de un elemento a medida que el número de artículos que se producen aumenta. Con las empresas orientadas al producto, la atención se centra en un determinado producto. Puesto que el foco se dirige específicamente, esto permite a la empresa crear este producto de manera eficiente y en cantidades masivas. Se pueden hacer mayores cantidades a un precio más bajo, lo que aumentará el número producido.

Tercerización

Una última ventaja es que un negocio orientado al producto es más fácil de adaptar para la tercerización de su producto. Una pequeña empresa puede centrarse únicamente en crear un producto y que éste sea el mejor posible. Una vez que crea el diseño, este diseño puede ser enviado a otra fábrica para la producción. Esto también puede ahorrar costos. La pequeña empresa puede encontrar otra empresa que produzca el producto a una escala masiva a un precio inferior.

Créditos de las fotos

  • Stockbyte/Stockbyte/Getty Images