Las mejores carreras para personalidades organizadoras

Escrito por Lisa Finn | Traducido por Lou Merino

La gente que gusta de organizar cosas, eventos y a otras personas a menudo disfruta encontrar soluciones a problemas a través de recopilar información, racionalizar y editar. Con paciencia y persistencia para arreglar el desorden, o información innecesaria, un organizador pone a la gente y las cosas en orden. Las carreras en el rango de organización van desde organizadores profesionales que tratan con clientes a nivel personal hasta tener una posición corporativa donde crean procesos eficientes y mejores soluciones de negocios.

Creativa

La gente que gusta de organizar puede trabajar en relaciones públicas o mercadotecnia armando información para comunicados de prensa, organizando fiestas para lanzamientos de productos y usando distintos medios para mantener a los clientes en el centro de atención. En la industria del entretenimiento, por ejemplo, las noticias aparecen de última hora y los corresponsales de los medios deben obtener la información correcta, ser capaces de organizar sus pensamientos rápidamente y mantener aparte la información irrelevante. Esto necesita una persona organizada que pueda tomar decisiones rápidas y dar seguimiento a lo que otros hacen y dicen.

Analítica

A los pensadores analíticos les gusta llegar al fondo de las cosas, ya sea el fondo de montañas de papel o situaciones. Un contador o alguien en finanzas, por ejemplo, se nutre de columnas organizadas de números, datos y hechos para resolver problemas de negocios, finanzas y matemáticas. Además, los pensadores analíticos son conocidos por entender fácilmente principios y estructuras, las cuales se necesitan en carreras como analistas forenses, consejeros de finanzas o matemáticos.

Independiente

Los trabajadores independientes deben ser orientados a los detalles y organizados porque no hay nadie más en quien confiar. Un escritor, por ejemplo, busca información, extrae sólo lo importante y detalles sobre los hechos en un artículo. Un organizador profesional, por ejemplo, se deshace de la información o artículos innecesarios, guardando sólo lo relevante y sistemáticamente arregla las sobras para la eficiencia. Ambas carreras requieren la habilidad de enfocarse, orientarse a los detalles y completar el trabajo en tiempo límite.

Política

Las habilidades organizacionales se necesitan en la política. Cuando hay campaña, un político contrata un jefe para crear un plan de elección. Esta persona utiliza sus habilidades organizacionales para desarrollar una estrategia de campaña que incluya recaudación de fondos, uso de medios y creación de eventos para los votantes. Un corresponsal político, por ejemplo, usa sus habilidades organizacionales para dar seguimiento a lo que los oponentes dicen, tomar notas detalladas de eventos y personas y comunicar datos y líneas de tiempo a la prensa.

Créditos de las fotos

  • Ryan McVay/Digital Vision/Getty Images