Las funciones del Vicepresidente de Operaciones

Escrito por Scott Thompson | Traducido por Mariano Abrach

El vicepresidente de operaciones es el ejecutivo a cargo de la estrategia de una empresa u organización. El vicepresidente de operaciones ayuda a diseñar una estrategia ganadora para la empresa, supervisa a los directores y gerentes mientras llevan a cabo el plan, mide los resultados de la estrategia, y los reporta al presidente de la compañía.

Definir la estrategia

Aunque el presidente o el CEO de una empresa es en última instancia el responsable de tomar todas las principales decisiones estratégicas de la empresa, el vicepresidente de operaciones funciona como el asesor estratégico del presidente. Se espera del vicepresidente de operaciones que encuentre nuevas áreas de crecimiento y de mejora para cada una de las divisiones o sucursales de la empresa en conformidad con la estrategia global de la empresa. Se espera que se reúna con el presidente o el director general en forma regular y que haga sugerencias para mejoras o nuevas direcciones. Se espera también que se asegure de que los gerentes de las divisiones tengan un sistema de información clara para garantizar el flujo de información.

Implementar la estrategia

El vicepresidente de operaciones actúa como intermediario entre los altos ejecutivos de la empresa y los gerentes o directores de las distintas divisiones. En el nivel ejecutivo se fijan objetivos estratégicos generales, pero no siempre se transmiten con eficacia al nivel de la división para convertirse en la nueva realidad de cómo la empresa hace los negocios. El vicepresidente de operaciones es responsable de asegurarse de que la amplia visión estratégica de los ejecutivos se comunique con precisión y eficacia a los gerentes, y asegurarse de que la implementen.

Mantener las responsabilidades

El vicepresidente de operaciones mantiene a los gerentes generales responsables ante el plan estratégico de los ejecutivos mediante el establecimiento de objetivos claramente definidos para cada división y luego midiendo los resultados ante los objetivos. Esto a veces puede implicar la superación de la resistencia de los gerentes y los empleados bajo su supervisión, especialmente cuando una nueva estrategia empresarial implica un cambio en el rol tradicional de una división o departamento. Por ejemplo, si la empresa decide que el departamento de ventas maneje ciertos aspectos de servicio al cliente cuando nunca se les ha pedido que lo hagan antes, el vicepresidente de operaciones puede tener que lidiar con la resistencia de los gerentes de ventas.

Convertirse en un Vicepresidente de Operaciones

La del vicepresidente de operaciones es una de las posiciones más importantes y responsables en cualquier corporación. El vicepresidente de operaciones por lo general tiene un título avanzado, como una maestría en Recursos Humanos o Administración de Empresas. Aunque algunas empresas pueden mencionar una licenciatura como la educación mínima necesaria para esta posición, la realidad es que una maestría, así como experiencia profesional considerable, son necesarias si se quiere ser competitivo en la solicitud de un cargo de alto nivel. Por ejemplo, una oferta de empleo de Chenega Technology Services Corporation para un VP de Operaciones requería a los candidatos haber demostrado su capacidad para administrar una empresa de un valor de 200 millones de dólares, y tener por lo menos una trayectoria de 15 años de ascenso en el escalafón corporativo.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Creatas/Getty Images