Las diferencias entre consultoría y asesoría

Escrito por Neil Kokemuller | Traducido por Karla M. González

    Los términos "consultoría" y "asesoría" se usan frecuentemente como sinónimos para describir servicios subcontratados usados por las compañías para resolver problemas o mejorar el rendimiento. No obstante, existen diferencias sutiles entre ambas. La consultoría se considera típicamente un proceso para ayudar a una compañía a descubrir un problema en específico y llegar a una solución. La asesoría es usualmente una relación en términos de largo plazo. El asesor ayuda a descubrir problemas, pero frecuentemente dirige a sus clientes hacia quien pueda ayudar a resolverlos.

    Acercamiento al problema

    Los consultores se consideran solucionadores de problemas. Típicamente acudes a una firma de consultores para que te ayude a descubrir la raíz causante del problema y te ayude a resolverlo. Una vez resuelto, el consultor se retira. Los asesores se valen de un acercamiento más generalizado para ayudarte a lidiar con los retos constantes de tu negocio. Ayudan a guiarte a través del mejoramiento, asistiendo en el descubrimiento de problemas y aconsejándote dónde encontrar recursos y servicios útiles.

    Longevidad de la relación

    Las relaciones de consultoría son comúnmente cortas, mientras que muchos negocios contratan y conservan asesores continuamente. De hecho, algunas compañías tienen una junta de asesoría de negocios que se reúne regularmente, para revisar la dirección de la compañía y ofrecer consejos.

    Enfoque tecnológico

    Las firmas de consultoría se han vuelto progresivamente más enfocadas en la tecnología de la información, usando sus conocimientos para determinar qué sistemas de software tecnológico necesitas. Te venden los sistemas, los instalan y se van. Los asesores son más como estrategas. Te ayudan a desarrollar una manera de alinear tu tecnología con las metas y procesos de tu compañía.

    Independencia

    El nivel de independencia en las relaciones entre clientes y sus consultores y asesores se ha convertido en un tema importante en contabilidad, auditoría y otras industrias al principio del siglo XXI. Las relaciones de contabilidad y auditoria independientes son especialmente importantes para asegurar la credibilidad en los reportes financieros de las empresas públicas. Las verdaderas relaciones de consultoría son consideradas más independientes que las relaciones de asesoría. Esto es debido a la naturaleza más breve del trabajo de consultoría y la limitada participación estratégica del consultantes. Los asesores a veces se aventuran a ayudar a los clientes del negocio con las mejoras de los procesos y la rendición de cuentas dentro de la organización.

    Créditos de las fotos

    • Jupiterimages/BananaStock/Getty Images