Las desventajas de un contrato de franquicia

Escrito por Louise Balle | Traducido por María J. Caballero

Algunos de los nuevos propietarios de negocios optan por invertir en las franquicias ya que prefieren trabajar a partir de un modelo de negocio establecido y probado. Los propietarios pueden concentrarse en hacer dinero en lugar de crear y aplicar sus propios planes de negocio a partir de cero. Aunque hay ventajas claras para invertir en una franquicia, antes de firmar un acuerdo formal con una empresa matriz, también debes tener en cuenta las desventajas.

Poco espacio para la innovación

Cuando tomas el concepto de otra empresa como un negocio de franquicia, ten en cuenta que puede que tenga muy poco o ningún espacio para innovar o mejorar la idea. Muchos franquiciantes tienen requisitos y directrices estrictos que los franquiciados deben seguir. Quieren repetir el concepto casi exactamente y mantener todos los lugares (o representante de ventas, para los casos en los que el negocio no requiere una ubicación física), en consonancia con la identidad corporativa y el enfoque. Si violas esta condición del contrato de franquicia, puede que tengas que pagar multas o perder tu estatus.

Monitoreo de cerca

Al iniciar tu propio negocio desde cero, eres realmente tu propio jefe, no tienes que rendirle cuentas a nadie. Sin embargo, por desgracia, ese no es el caso para un franquiciado. Al firmar un contrato de franquicia, lo más probable es que tengas que someterte a un monitoreo por la sociedad matriz. Esto puede incluir visitas periódicas de representantes de la empresa matriz o un requisito de que debes enviar informes periódicos escritos sobre el progreso del negocio a la sociedad matriz. También tienes que estar de acuerdo con una política de libro abierto con respecto a tus registros financieros -la empresa matriz puede solicitarte que reveles información detallada acerca de tus finanzas, cuando manejas el negocio.

Regalías en curso

Otra de las condiciones de los acuerdos de franquicia es que los franquiciados pagan regalías a las empresas matrices, además de la cuota inicial de franquicia. En algunos casos, el acuerdo puede estipular el pago de una cuota variable en función de las ventas, pero, en otros casos, puede estipular una cuota fija. Si este es el caso, podrías encontrarse en un aprieto si los ingresos bajan repentinamente y tienes que pagar la misma cantidad fija. Esto es especialmente frustrante si la reducción en las ventas se debe a circunstancias fuera de tu control como las cuestiones derivadas de la empresa matriz. Salir de un acuerdo de franquicia puede resultar difícil en estas circunstancias.

Créditos de las fotos

  • Photos.com/PhotoObjects.net/Getty Images