Las desventajas de la promoción con folletos

Escrito por Leonor Crossley | Traducido por Sebastian Castro

Mientras que los folletos pueden ser una manera exitosa de promocionar sus productos y servicios para los comercios y de generar conciencia de sus establecimientos, también tienen sus desventajas. Como propietario de un negocio, debes decidir si esto tiene lo que tu empresa está tratando de lograr a través de esta promoción. Otros materiales impresos podrían ser más adecuados y efectivos para los pequeños negocios.

Alcance limitado

La cantidad de personas alcanzadas a través del uso de folletos impresos es limitada. Sólo depende de la cantidad de folletos que puedas repartir físicamente o distribuir a través del correo. Como un ocupado propietario de un negocio pequeño, esto puede ser una tarea tediosa con costos agregados indeseados. Otros medios de promoción ofrecen soluciones más fáciles para promocionar mayores audiencias. Estos incluyen periódicos, revistas, Internet y la radio. Compara la entrega de 1.000 folletos a tener un periódico instantáneamente y ser visto potencialmente por decenas de miles de lectores a diario.

El riesgo de que se vuelvan obsoletos

Los propietarios de negocios a menudo piden grandes cantidades de folletos porque cuanto más grande sea el pedido, menor será el costo de impresión por cada folleto. Las grandes órdenes impresas de más de 1.000 folletos a menudo son más de lo que podría necesitar un negocio pequeño. Otro tema que es cierto en los negocios es que las cosas seguramente cambien, desde los precios de los productos o servicios y los tipos de servicios ofrecidos, hasta la información de contacto y algunas veces hasta las audiencias objetivas. Debes distribuir todos los folletos antes de que se realicen cambios significativos dentro de la empresa que puedan invalidar la información actual. Tener que descartar miles de folletos es un gran desperdicio de dinero y de papel.

Proceso involucrado

Si estás buscando publicitar tu pequeño negocio de manera rápida, un folleto probablemente no sea el método de promoción más eficiente. Se incluye más creando un folleto que publicidades impresas, tarjetas de negocios, volantes, colgantes para las puertas y carteles, que son más concisos con sus mensajes. Debes decidir la redacción para el folleto, compilar fotografías, tener un diseño, imprimir los folletos y distribuirlos. Todo esto lleva tiempo si quieres que tu folleto se vea y se lea profesional. Esto significa trabajar con una empresa de promoción o de diseño y pagar por separado por los servicios de un fotógrafo, un artista gráfico y la impresión. Al final, esto a menudo termina siendo un proceso más largo y costoso de lo que quieren hacer los propietarios de los pequeños negocios.

Texto excesivo

El folleto típico es de tamaño carta plegado en tres paneles. Mientras que las fotos y los gráficos son parte del diseño, el texto es el mayor componente. Por un lado, algunos propietarios de negocios pequeños encuentran difícil lograr el texto suficiente para llenar el espacio disponible. Por otro lado, quienes apuestan a que sus folletos sean leídos realmente y no descartados junto al correo basura. Los folletos simplemente contienen demasiada información para que muchas personas la procesen dentro de sus vidas cada vez más ocupadas. Debes captar la atención de estas personas mientras están en el camino. Un cartel publicitario ingenioso o una publicidad radial pegadiza son fácilmente incorporados por los potenciales clientes camino al trabajo o mientras hacen los mandados, por ejemplo.

Créditos de las fotos

  • Stockbyte/Stockbyte/Getty Images