Las desventajas de la falta de capital de trabajo

Escrito por Rose Johnson | Traducido por Gloria Soto

El capital de trabajo en un pequeño negocio representa el activo circulante de la empresa, menos los pasivos corrientes. Los activos corrientes son los recursos que una empresa puede convertir fácilmente en dinero en efectivo dentro de un año. Los pasivos corrientes son las obligaciones de deuda que una empresa debe restituir en un año. El capital de trabajo mide la eficiencia y la salud financiera a corto plazo de una empresa. Los propietarios de pequeñas empresas necesitan suficiente capital de trabajo positivo para operar con éxito. La falta de capital de trabajo presenta muchas desventajas para las pequeñas empresas.

Dificultad para atraer inversionistas

Una pequeña empresa que carece de suficiente capital de trabajo puede tener dificultades para atraer a los inversores y prestamistas. El capital de trabajo demuestra a los inversores y acreedores que una empresa posee la capacidad para pagar su préstamo o puede obtener una utilidad suficiente que permita a los inversores obtener un retorno de sus inversiones. Algunos acreedores pueden exigir que una empresa utilice sus activos como garantía. Los acreedores pueden ver a las empresas sin capital de trabajo como un riesgo. La incapacidad para atraer a los inversores y prestamistas puede afectar la capacidad de una empresa para adquirir los recursos necesarios.

Operaciones diarias

El capital de trabajo mide la capacidad de una empresa para convertir los activos a corto plazo en efectivo. La falta de capital de trabajo puede poner en peligro la capacidad de la empresa para financiar sus operaciones diarias. En una pequeña empresa, estas operaciones suelen incluir salarios, compras de inventario y equipo necesario. La falta de capital de trabajo también hace que sea difícil para una empresa prepararse para las emergencias. Por ejemplo, si una empresa pierde la mayoría de su inventario en circunstancias imprevistas, la falta de capital de trabajo hace que sea difícil reemplazar el inventario para operar.

Dificultad para hacer crecer el negocio

El capital de trabajo positivo permite a los propietarios de pequeñas empresas crecer en el futuro. Cuando una empresa desea crecer o está tratando de satisfacer las demandas de los clientes, a menudo adquiere activos adicionales necesarios para fabricar productos u ofrecer servicios a un ritmo más rápido y en una escala más grande. La falta de capital de trabajo impide adquirir lo que necesita la empresa para expandirse. Si una empresa sigue teniendo problemas con el crecimiento, puede encontrarse perdiendo clientes, los cuales van a comprar de sus competidores.

Mejorando el capital de trabajo

Las pequeñas empresas que luchan por mantener un capital de trabajo positivo deben tomar medidas para mejorar la situación y seguir siendo viable. Una forma de mejorar la cantidad de capital de trabajo disponible es centrándose en la recepción de los cobros en efectivo. Hacer hincapié en los cobros en efectivo puede incluir la revisión de tus políticas de cuentas por cobrar para animar a los clientes a pagar sus facturas lo antes posible. Aunque el capital de trabajo incluye los activos actuales, una empresa puede experimentar problemas de liquidez si los activos no se convierten en dinero en efectivo. Otros métodos para aumentar el capital de trabajo incluyen la venta de activos a largo plazo por dinero en efectivo o el aumento de los ingresos por ventas.

Créditos de las fotos

  • Nick White/Digital Vision/Getty Images