Las desventajas de expandir un negocio

Escrito por Ralph Heibutzki | Traducido por Pilar Celano

La expansión está dentro de las prioridades de cualquier dueño de una empresa. Sin embargo, el crecimiento rápido también trae consecuencias indeseadas. El compromiso de aumentar las ganancias a niveles superiores puede llevar los recursos de la compañía al límite. La gerencia también enfrenta el desafío de contratar empleados que puedan encargarse de las nuevas responsabilidades, sin sacrificar el costo y los controles de calidad necesarios para mantenerse en funcionamiento. La expansión también trae un nuevo nivel de inspección en los ejecutivos, que, en general, no sobreviven a la transición.

Calidad afectada

El crecimiento rápido puede traer como resultado una disminución en la calidad. Un ejemplo es el de Toyota, cuyos ejecutivos tenían el objetivo de poseer el 15 por ciento del mercado automovilístico global en el 2012, de acuerdo con "The New York Times". Para lograrlo, Toyota debía superar a General Motors como el fabricante de autos más grande. Sin embargo, dos cuestiones principales cambiaron las proyecciones de Toyota. La compañía respondió deteniendo la producción de ocho modelos que representaban la mitad de sus ganancias domésticas. Para los analistas, Toyota afectó su reputación de alta calidad, que era fundamental para la identidad corporativa.

Renovación de personal

La contratación y la capacitación se vuelven fundamentales a medida que las compañías crecen, porque las habilidades de muchos empleados no crecen a la par de la organización, afirmó el profesor de negocios de la University of Virginia Edward D. Hess en una entrevista que se publicó en agosto de 2010 en "Bloomberg Businessweek". Luego de estudiar a 54 compañías de 23 estados, Hess nombró a los errores de contratación como uno de los resultados posibles del crecimiento rápido. Por ejemplo, algunas compañías entre dos y cinco intentos antes de encontrar al jefe financiero adecuado. La falta de evaluación adecuada de los nuevos empleados aumenta el recambio constante de personal, generando problemas de lealtad y baja moral.

Desafíos financieros

La expansión requiere una inversión financiera mayor que se puede volver excesiva si la compañía no puede cumplir con las nuevas obligaciones. Un ejemplo es la franquicia del Boston Market, que creció de 20 a 900 tiendas en 1998, de acuerdo con un informe de diciembre de 2005 de la revista "Entrepreneur". Sin embargo, las malas ventas afectaron a muchas tiendas individuales, que debían luchar por abonar los préstamos. En 1998, la compañía cerró 200 tiendas, compró casi todas las franquicias y acudió a la protección de quiebra del Capítulo 11. Estas medidas no fueron suficientes para evitar que la corporación McDonald's absorbiera a Boston Market en el 2000.

Pérdida de control

Los ejecutivos principales no suelen sobrevivir a la transición una vez que la compañía supera su participación original. Esto le ocurrió a Brian LeGette, cofundador y CEO de 180s, una compañía de artículos deportivos de Baltimore, contó la revista "Inc." en noviembre 2005. Luego de varios años de crecimiento espectacular, las ganancias alcanzaron los US$50 millones en el 2004. Dado que necesitaban préstamos a corto plazo para reforzar las finanzas de la compañía, LeGette buscó ayuda de Patriarch Partners, una firma de inversión privada que se especializa en deudas. En julio de 2005, Patriarch destituyó a LeGette y designó a su propio CEO en 180s.

Créditos de las fotos

  • Digital Vision./Photodisc/Getty Images