Las deficiencias en un sistema de auditoría de control interno

Escrito por Osmond Vitez | Traducido por Enrique Pereira Vivas

Un sistema de auditoría de control interno es una garantía común que se encuentra en los negocios hoy en día. Esta medida de seguridad se divide en dos partes: las auditorías internas y los controles internos. Las auditorías internas son revisiones informales por parte del dueño del negocio o los empleados. Proporcionan información sobre las operaciones internas en el desempeño del empleado. Los controles internos representan las políticas específicas que el empresario, gerente y los empleados deben seguir en el negocio. Los sistemas internos de control de auditoría tienen algunos puntos débiles que los empresarios deben tener en cuenta.

Aplicación amplia

Los sistemas de control de auditoría interna pueden ser muy amplios en su aplicación, lo cual puede crear un débil sistema de control de auditoría interna. Los dueños de negocios deben tratar de desarrollar un sistema que se centre en cuestiones específicas del negocio. Los sistemas de control que cubren demasiadas áreas o funciones de negocios puede que no produzcan el máximo beneficio para las empresas. Los sistemas de control deben contener algunas políticas bien definidas para cada departamento. Esto también permite que los gerentes operativos y empleados ayuden a la empresa a mantener el enfoque en la correcta aplicación de las políticas de control del sistema.

Requiere mucho tiempo

La creación de mecanismos internos de protección suele ser un proceso que consume tiempo. Los dueños de negocios también pueden enfrentarse a la desventaja de aprender acerca de los sistemas de control mientras trabajan en el negocio. Los sistemas de control de auditoría interna también pueden requerir de mucho tiempo para que los propietarios y gerentes puedan mantenerlos. Las garantías lentas pueden causar que los gerentes y empleados encuentren la manera de moverse por el sistema de control. Esta debilidad puede crear situaciones difíciles de manejo para los propietarios que tratan de mantener prácticas comerciales correctas. Los dueños de negocios también pueden ser incapaces de dedicar el tiempo necesario para revisar los extensos sistemas de control de auditoría interna.

Falta de conocimiento

Los dueños de negocios pueden no estar conscientes de los mejores sistemas de control de auditoría interna para aplicar en la empresa. Esta falta de conocimiento hace que sea difícil crear salvaguardias efectivas para proteger la información comercial y financiera. Los dueños de negocios deben considerar cuidadosamente cómo crear mejores sistemas de control de auditoría interna para su empresa. Para evitar esta debilidad, los empresarios pueden consultar con una empresa de contabilidad pública o un consultor de gestión. Estos individuos pueden proporcionar los mejores sistemas de control para ciertos tipos de operaciones de negocios.

Difícil de entender

Los sistemas de control de auditoría interna técnicos pueden ser difíciles de entender. Los dueños de negocios deben contar con gerentes y empleados para completar las funciones de negocio de acuerdo a los salvaguardias. La incapacidad para educar a otras personas acerca de la importancia de estas políticas puede crear operaciones de negocios ineficientes. Los dueños de negocios deben también explicar sus sistemas de control de auditoría interna a los profesionales contables. Los contadores profesionales suelen realizar auditorías externas en las operaciones de la compañía. Una auditoría externa, por lo general, incluye un análisis en profundidad del sistema de control de auditoría interna de la compañía.

Referencias

  • "Modern Auditing;" William C. Boynton, Raymond N. Johnson y Walter G. Kell; 2001

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Comstock/Getty Images